Modelo Canvas: Una manera inteligente de elaborar nuestro Plan de Empresa

Tenemos una idea, pero…¿ qué factores van a influir en nuestro éxito o nuestro fracaso? Bien, dentro de los múltiples métodos que responden a estas cuestiones nos centraremos en uno de los más útiles por su sencillez y facilidad a la hora de entender su funcionamiento: el Modelo Canvas, diseñado por Alexander Osterwalder para confeccionar modelos de negocio.

canvas

La imagen muestra las áreas en las que dividimos nuestro proyecto de negocio, quedando en el centro la propuesta de valor, es decir, la utilidad práctica que va a generar nuestra idea. Dividimos el modelo en dos hemisferios: el izquierdo, que representa un análisis interno, y el derecho, un análisis externo.

 Segmentos de mercado: consideramos los clientes a los cuales dirigimos nuestro producto o servicio y sus necesidades, competencia y factores políticos, sociales y legales que pueden influir en nuestro negocio. Entendemos el mercado y los clientes como un conjunto dinámico, cambiante, por ello nuestro objetivo será adaptarnos a sus necesidades para satisfacerlas en la mejor medida posible, pues son quienes nos reportarán nuestros beneficios.

El modelo Canvas permite dividir el mercado en segmentos con pautas homogéneas de consumo, y escoger aquél que nos convenga, distinguiendo el mercado de masas ( oferta indiferenciada para un consumo masivo), nicho de mercado ( segmento con características únicas), mercado segmentado ( nuestro mercado tiene varios tipos de clientes que los clasificamos según precios, relaciones…) mercado diversificado y plataformas multilaterales (operamos en más de un segmento, dando importancia a uno o unos sobre otro u otros). Clave: identificar bien a nuestros clientes.

 Propuesta de valor: generar valor es un concepto que incluye no solo el producto o servicio que ofertemos, sino las relaciones con los clientes, el precio, ventajas competitivas…

Objetivo: satisfacción del cliente. Tenemos 11 clasificaciones de propuestas de valor: novedad ( oferta inexistente con anterioridad), mejora del rendimiento, ajuste a las necesidades de los clientes, externalización de servicios, diseño, marca/ estatus ( indicador de calidad), precio, reducción de costes ( producir eficientemente), reducción de riesgos, accesibilidad ( que el producto llegue a más personas) y comodidad.

Canales de distribución: son los medios por los que hacemos llegar nuestro producto o servicio al cliente, teniendo una función además de distributiva de comunicación, pues damos a conocer nuestros productos y servicios, y de venta, mejorando de la accesibilidad del cliente.

Relaciones con clientes: en este apartado incluiremos las distintas etapas : captación de clientes, fidelización ( mantenerlos felices), estimulación de la ventas y retención de clientes. Una estrategia eficaz nos permitirá tener un mayor número de clientes y con ello generar una gran cuota de mercado.

Ingresos: no son la ganancia obtenida por el éxito del proyecto, pues esta es la diferencia entre ingresos y costes. Encontramos dos tipos de fuentes de ingresos: ingresos por compras puntuales ( de una sola vez ) o ingresos constantes por la oferta de un servicio constante. El indicador principal de los ingresos es el precio. Consejo: determina el precio máximo que puedes cobrar y que tus clientes están dispuestos a pagar.

Recursos clave: aquello que no puede faltar para el óptimo funcionamiento de nuestro negocio. No hay consenso de cara a determinar cuáles son los recursos clave, pues cada negocio tiene unos propios. Tipos: físicos (local, vehículo) , económicos, intelectuales (marca, derechos de autor) y humanos ( capital humano: trabajadores).

Actividades clave: las podemos clasificar en tres categorías principales: producción ( diseño y capacidad de fabricación), resolución de problemas para los clientes y plataforma  ( actividades dirigidas al correcto funcionamiento de la producción)

Asociaciones clave: relaciones generadas cuando otra empresa tiene algo que necesitamos o viceversa. ¿Qué asociaciones clave encontramos según el modelo? Relaciones cliente-proeedor, alianzas entre empresas no competidoras ( o entre empresas competidoras) y empresas conjuntas que crean nuevos negocios.

Costes: gastos en los que incurrimos, incluyendo los directos (materias primas, alquileres…) como los indirectos (amortizaciones, servicios postventa…)

Si te ha gustado ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *