Cómo preveer mis ingresos en mi Plan de Empresa

Cuando como emprendedores nos “enfrentamos” a la elaboración de nuestro Plan de Empresa el capítulo de los números y presupuestos suele ser el más temido.

ingresos

Una de las razones de esa sensación de temor es la incertidumbre que nos provoca la necesaria “proyección en el futuro” que la predicción de nuestros gastos e ingresos implica.

Y el caso de los ingresos suele ser más complicado aún que los gastos, ya que estos últimos son más fáciles de identificar y cuantificar por conceptos.

Ésta es la secuencia que recomiendo ante la tarea de cumplimentar la tabla “Cuenta de Resultados” de nuestro Plan de Empresa:

– Primero. Afrontar su elaboración y cálculo como algo útil para nosotros, no para un ente ajeno (banco, entidad financiadora, entidad subvencionadora…etc.). Un buen Plan de Empresa nos va a ayudar, por ejemplo, a marcar el mejor precio para nuestro producto o servicio.

– Segundo. Comenzar por los gastos. Un buen guión es la relación de gastos que aparece en la Cuenta de Resultados de la Herramienta “Plan de Empresa” de Emprenderioja

– Tercero. Una vez calculados los gastos, ya sean mensuales, trimestrales, o incluso anuales, debemos caer en la cuenta de que disponemos de otro dato: el volumen de ingresos a conseguir para cubrir esos gastos: nuestro nivel de “Resultado Cero”.

– Cuarto. Reflexionamos sobre si el alcanzar nuestro volumen de “Resultado Cero” se sitúa en un escenario futuro Optimista, Neutro o Pesimista. ¿Cómo?.

Descomponemos la variable ingresos en precio x cantidad. Como precio podemos optar por el precio medio de nuestros competidores –un mínimo ejercicio de Benchmarking siempre es recomendable- o por un precio mínimo, que pude ser perfectamente un precio mínimo psicológico para nosotros.

Una vez fijado el precio, identificamos la cantidad necesaria dado el precio para alcanzar el nivel de Resultado Cero. Y valoramos si dicha cantidad (de operaciones, de ventas, de servicio…etc.) es factible o no y en cuál de los escenarios anteriormente mencionados se sitúa.

También podemos realizar el proceso a la inversa: estimamos un número mínimo de personas al día o al mes que van a entrar a nuestro local, o hacer uso de nuestro servicio… -es decir, la cantidad- y a partir de ahí obtenemos nuestro precio para Resultado Cero.

– Quinto. Nos damos cuenta de lo primitivo o naif de nuestros cálculos anteriores, pero reconocemos su utilidad. Procedemos a continuación a identificar qué parte de los gastos de la tabla son variables a la fabricación del producto o a la prestación del servicio, y qué gastos son fijos o de estructura.

Podemos aplicar también aquí el mismo procedimiento: identificar los ingresos variables que necesito para cubrir mis costes variables, y a partir de qué cantidad o de qué precio empezamos a cubrir nuestros gastos de estructura, y posteriormente a obtener beneficios.

– Sexto. Reflexionamos sobre el periodo que necesito -bajo esas premisas de ingresos mínimos- para cubrir todos nuestros costes, tanto variables como fijos.

En relación a la predicción de ingresos existe una aplicación interesante, Calculador freelance. Orienta en el cálculo de cuánto debería cobrar un emprendedor por hora cuando ofrece servicios como autónomo. Entre otras funciones, nos permite valorar el coste del tiempo de nuestra mano de obra, el porcentaje del tiempo que vamos a emplear en reuniones y el porcentaje de beneficio que podríamos o deberíamos establecer.

Ánimo, Emprendedor, desgranemos el futuro…

¿te ha resultado de interés? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *