La forma jurídica que más conviene a mi negocio

Esta es una de las preguntas que de forma más habitual nos plantean los emprendedores, y es que realmente tiene su importancia.

Determinar la forma jurídica de nuestra empresa es vital, ya que su elección tiene implicaciones tanto a nivel de responsabilidad frente a terceros, como de obligaciones fiscales, mercantiles y con la Seguridad Social.

El tipo de negocio, nivel de riesgo que se va a asumir, número de personas que van a participar en el proyecto, régimen fiscal…, analizar todos estos factores nos puede ayudar a elegir la forma jurídica que más nos puede interesar.

A continuación os vamos a exponer las características básicas de las distintas formas jurídicas, que más se suelen utilizar;

formas juridicas

También a la hora de optar por una u otra forma jurídica, es importante tener en cuenta el régimen fiscal al que está sometida la actividad y los beneficios que se obtengan.

Las personas físicas tributan sus rentas por actividades empresariales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas físicas, (IRPF). Éste es un impuesto progresivo, es decir, el tipo aplicable se va incrementando a medida que se incrementa la base imponible.

Mientras que las sociedades lo hacen a través de un tipo fijo en el Impuesto sobre  Sociedades, general del 30% y del 25% para entidades de reducida dimensión.

A continuación os resumimos las obligaciones fiscales en función de la forma jurídica elegida:

obligaciones fiscales

Tampoco hay que perder de vista las obligaciones contables y de llevanza de libros, que es obligatorio cumplir.

obligaciones fiscales personas fisicasobligaciones 2libros

Si te ha resultado de interés ¡compártelo para que podamos ayudar a otros como tú!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *