5 Errores que están marcando tu reputación en las Redes Sociales

Cuando emprendemos, uno de los primeros consejos que nos suelen ofrecer es el de crear perfiles en las Redes Sociales para mejorar la visibilidad de la nueva empresa y aumentar el alcance.

errores redes sociales

 En la mayoría de ocasiones no somos conscientes del trabajo que esto conlleva y no nos paramos a pensar si realmente nuestro cliente se encuentra en esa red social o si vamos a tener tiempo para gestionar el perfil que abrimos.

 Muchas pequeñas empresas cometen ciertos errores en las Redes Sociales que están perjudicando su reputación sin tener la menor idea. El simple hecho de tener un perfil abierto en Facebook y no estar actualizado, ya está afectando negativamente a la empresa.

 Conoce algunos errores comunes que se cometen en las Redes Sociales y evítalos.

 #1 Crear perfiles de la empresa en todas las Redes Sociales y abandonarlas.

 Un error común de los pequeños empresarios es crear un perfil en todas las Redes Sociales que existen y no volver a entrar en ellas o hacerlo durante un pequeño periodo de tiempo y después abandonarlas.

 Antes de registrar a la empresa en cualquier red social pregúntate dónde se encuentran tus clientes potenciales para después decidir en qué Redes Sociales vas a centrar tus esfuerzos. De esta forma será mucho más sencillo llegar hasta tu cliente ahorrando tiempo y recursos.

 Es muy importante que tengas en cuenta que un perfil abandonado está dando una mala imagen de tu empresa y el efecto provocado será todo lo contrario a lo que pretendías cuando lo abriste.

 Tómate el tiempo necesario para elegir en qué Redes Sociales quieres participar y ten en cuenta el tiempo que dispones para mantenerlas actualizadas.

      #2 No tener una estrategia.

 Otro error muy frecuente es decidir estar en las Redes Sociales sin marcar una estrategia, es decir, sin definir los objetivos que queremos alcanzar, quién es el cliente al que nos vamos a dirigir, cómo los vamos a alcanzar y cómo los vamos a medir.

 Debes pensar qué quieres conseguir teniendo presencia en las Redes Sociales, es decir, cuáles son tus objetivos y para qué vas a destinar esfuerzo en estar ellas.

 Una vez que sepas por qué quieres que tu empresa esté en las Redes Sociales, es hora de marcar las pautas que vas a seguir para alcanzar los objetivos que has establecido.

 Por último, mide los resultados obtenidos de todas las acciones que lleves a cabo. Puede que la primera estrategia que tomemos no sea la más acertada pero sería aún peor no medir los resultados y no saber qué estamos haciendo bien para poder enmendarlo.

     #3 Pensar que los resultados son inmediatos.

 Aparecer en las Redes Sociales no es como tener una varita mágica que se agita y obtienes lo que has deseado al instante. Las Redes Sociales necesitan tiempo y trabajo.

 Haz de ser constante para crear una comunidad de seguidores y que ésta te responda.

 Para mejorar los resultados y que estos sean más rápidos es interesante acompañar las acciones que se llevan a cabo en las Redes Sociales de la empresa con otras acciones offline. Por ejemplo, imagina que tu empresa se dedica a ofrecer visitas guiadas,  podrías invitar a los clientes a que compartan en el perfil de Instagram de la empresa sus fotografías durante la ruta. O simplemente, incorporar en el establecimiento o web iconos de las Redes Sociales donde la empresa tiene perfil para animar la participación dentro de éstas.

  #4 Publicar contenido poco atractivo y coherente con la empresa.

 Pensar que se puede publicar lo mismo en todas las Redes Sociales, con el mismo formato y la misma intensidad es un error muy común.  No es lo mismo el número de publicaciones al día que se deben hacer en Twitter para conseguir un buen impacto que en Facebook. Tampoco es lo mismo el formato de las publicaciones en LinkedIn que en Pinterest.

 También es muy común encontrar publicaciones sin relación al tema principal de la empresa y hacerlo en un formato poco atractivo. No tendría sentido publicar un enlace de cómo hacer sopa de verduras en una página de Facebook de una inmobiliaria.

 Tampoco tiene sentido publicar simplemente un link en una entrada de Facebook, es necesario acompañarlo de un pequeño texto y de una buena imagen acorde al estilo de la empresa, ya que aumenta el impacto de la entrada.

    #5 Excederse en la autopromoción.

 Publicar solamente contenido de autopromoción en las Redes Sociales es otro gran error. El usuario que gasta su tiempo en las Redes Sociales, por norma general, lo hace por ocio. Y no le apetece seguir una página en la que sólo ve ofertas y ofertas o… ¿a ti sí que te gusta?

 Por norma general, al usuario que participa en la red le gusta conocer cosas curiosas y aprender cosas nuevas, por este motivo seguirá a las empresas que les entretengan y que les aportan valor cuando se conecte. Intenta compartir contenido que seduzca a tu cliente.

 Como conclusión, te diré que es importante cuidar los detalles en las Redes Sociales porque, aunque sea fácil entrar en ellas, no lo es tanto mantener la imagen. Asegurate antes de embarcarte en esta aventura de contar con el tiempo o los recursos necesarios.

¿Estás cometiendo alguno de estos errores? ¿Incluirías más errores?

Fuente: Raquel García

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *