Archivo de la etiqueta: acciones

Chequeamos nuestra Web (II) Check List rápido para Emprendedores

chequeo web

En un artículo anterior ya invitábamos a chequear nuestra Web en términos de
Objetivos, Acciones Web y Analítica. A continuación, incluimos otros aspectos relevantes para configurar un Check List rápido:

El Dominio. Es el nombre único y exclusivo que se le asigna a nuestra página Web en Internet.

Consta de dos partes: a) nombre: es lo que nos identifica ante nuestros visitantes en la Red, por lo que se recomienda que sea fácil de recordar y relacionado con nuestro negocio. El nombre deberá incluir alguna de las palabras clave utilizadas en la descripción o configuración de nuestra web;

b) extensión de dominio: “.es”, “.com”, que determina la correcta catalogación y estructuración de nuestra página en la Red. En este último aspecto recomendamos registrar tanto la extensión “.com” como “.es”, y luego establecer una redirección de dominios, de forma que todas las búsquedas apunten a un único sitio Web. Los dominios genéricos “.com”, “.net”, “.org” disponen ya por sí mismos de un servicio de redirección a otra URL, dominio o dirección de IP.

La dirección de nuestra Web y nuestros correos electrónicos deben incorporar nuestro dominio.

Es interesante que el dominio esté registrado a nombre de nuestra empresa. En Whois podremos comprobar quién es el titular de nuestro dominio.

– El hosting. Es el espacio que alquilamos para nuestra Web en un servidor remoto. Recomendamos, por razones de seguridad jurídica, que dicho servidor esté ubicado en España, o en su defecto en la UE.

– Otras recomendaciones en relación al servicio hosting son:

que ofrezca un servicio escalable -que nos permita incorporar más direcciones de correo, más dominios a un precio asequible-, con mínimo porcentaje de errores -podemos estudiar páginas alojadas en ese servidor para comprobar que se cargan bien y que no surgen “Errores 500”, por ejemplo-, con un servicio técnico fácilmente accesible y que responda en menos de 24 horas, que nos permita guardar y descargar nuestra página en otro sitio -cuando necesitamos mucho espacio puede ser interesante contratar un back up remoto-.

La URL (Uniform Resource Locator) o dirección de nuestra Web debe incorporar el nombre y extensión de nuestro dominio y ser amigable: bien estructurada – ejemplo: http://www.emprenderioja.es/herramientas frente a “http://www.emprenderioja.es/node71522”-, accesible, corta, fácil de recordar-. Una URL amigable indexa mucho mejor en los buscadores.

Otro elemento clave es la elección del gestor de contenidos o CMS (Content Management System): el programa al que accedemos y que, desde una interfaz o panel de control, nos permite modificar y editar los contenidos de nuestra página web sin necesidad de contar con conocimientos de programación. A este respecto, para pequeñas empresas las soluciones de software libre resultan las más adecuadas. Es importante que la interfaz y las plantillas que vayamos a utilizar sean atractivas. Algunos ejemplos de gestores de contenidos son: WordPress y PrestaShop.

– Además debemos valorar los siguientes aspectos de nuestra web:

Usabilidad. Factores a comprobar: si la descarga de información es rápida, si los menús son sencillos y si se facilita la lectura de los textos, de forma que el usuario se encuentre cómodo utilizando nuestra web para satisfacer sus consultas.
o Accesibilidad. En su doble vertiente: que nuestra Web sea accesible para personas con cualquier discapacidad y que lo sea independientemente del tipo de dispositivo, hardware, software, infraestructura de red o limitación tecnológica del usuario.

Podemos chequear nuestra accesibilidad web manualmente siguiendo los siguientes pasos:

1) seleccionar los apartados de nuestra web que previsiblemente vayan a ser más visitados -la página de inicio, por ejemplo-,

2) comprobar que en los distintos navegadores (Chrome, Internet Explorer, Mozilla… etc.) nuestra Web mantiene el diseño o si se puede visualizar sin el uso de ratón o sin el uso del teclado,

3) realizar la comprobación anterior con un navegador de voz.

Otra opción es realizar la comprobación de accesibilidad utilizando aplicaciones como Tawdis, que coteja el cumplimiento de la normativa Web Content Accessibility Guidelines. o La movilidad de nuestra Web es un aspecto vinculado con el anterior.

Comprobaremos si nuestra Web cuenta con un “Responsive Design” que permite el acceso a su información desde diferentes tipos de dispositivos. Tawdis también nos permite analizar este factor.

– Finalmente prestaremos especial atención a que los enlaces y los contenidos de nuestra Web estén actualizados. Una web con movimiento posiciona mejor en los buscadores.

– Hablando de posicionamiento, Seoquake es una herramienta que nos ofrece una información muy valiosa al respecto sobre la web que deseemos analizar, ya sea la nuestra o la de la competencia.

¡En Emprenderioja te ayudamos a chequear tu Web!.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Chequea tu web: Objetivos, acciones web y analítica

Nuestra página web es nuestra empresa en Internet: lo que somos en el mundo online.

analisis web

¿Es nuestra página adecuada?. Respondemos a esta cuestión con otra pregunta: ¿Cumple nuestra web con sus objetivos?.

Efectivamente, una de las claves para que una Web funcione bien es que cuente con unos objetivos claros y definidos, consecuencia de una reflexión estratégica anterior a su lanzamiento.

Los tipos de objetivo de nuestra Web pueden ser:

  • Obtener más visitas. Es lo que se conoce como alcance de nuestra web. Es recomendable que nuestras estrategias de SEO, SEM, Redes Sociales, apunten a un único sitio Web que, además, incorpore nuestro dominio.
  • Interacción. Perseguimos que el usuario interaccione con nuestra web: que haga scroll, que se registre, que realice búsquedas.
  • Conversión. Una visita convierte cuando ha realizado con éxito todas las acciones para las que nuestra Web ha sido concebida. Ejemplo, cuando en una tienda on line alcance la página “gracias por su compra”; o en el caso de una Web que persigue la suscripción, cuando lleguemos al apartado “formulario enviado, muchas gracias”.
  • Retención hace referencia al objetivo de que el visitante vuelva y vuelva a convertir.

Aunque las visitas y la interacción son importantes, sin conversiones y retenciones no alcanzamos nuestros objetivos finales. Debemos orientar nuestros esfuerzos, por tanto, hacia ellos.

El siguiente paso es definir las acciones que deben ejecutar las visitas en nuestra Web para alcanzar la conversión y, por ende, nuestro objetivo final. En este sentido hay expertos que recomiendan marcar un objetivo prioritario, por ejemplo, “petición de presupuesto”, y otro secundario “cumplimentación de formulario”, para canalizar a modo de Plan B las visitas a las que no interesa nuestro objetivo principal de momento.

Como ejemplo de acciones Web tenemos:

  • Darse de alta como suscriptor de una newsletter.
  • Cumplimentar un formulario de solicitud de presupuesto.
  • Comprar un producto o encargar un servicio.
  • Clickar en la publicidad colgada en mi página web.
  • Descargarse un cupón canjeable en mi establecimiento.

Una vez definido el mapa de objetivos y acciones que nos llevan a su cumplimiento, debemos medir el desempeño de nuestra Web al respecto. Para ello contamos con la plataforma Google Analytics.

Verificamos si nuestra página tiene instalado Google Analytics y si está funcionando correctamente con la aplicación Google Analytics Debugger, accediendo a la consola con las techas Ctrl+Mayúsculas+J una vez que esté activada en el Navegador Chrome.

Finalmente, para rastrear los efectos de cualquier acción o campaña que llevemos a cabo a efectos de cumplimiento de objetivos Web -ejemplo, una promoción, un anuncio, mailing…etc.- debemos etiquetar dicha campaña, sólo así podremos evaluar su eficacia en términos de conversión a través de la Analítica Web. Para etiquetar campañas disponemos de la herramienta Campaign URL Builder.

…Recuerda: Un diseño bonito y muchas visitas no significa que tu página esté cumpliendo sus objetivos. Al fin y al cabo, toda estrategia de Marketing Digital busca un ROI (Tasa de Retorno de la Inversión).

… El chequeo de nuestra Web continuará

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Cuatro pautas de Inteligencia Emocional aplicadas a la negociación

inteligencia emocional corazonHoy tenemos de nuevo, un “artista invitado”, Manu Alber de la Rica nos acompaña con una lección magistral sobre : Inteligencia emocional aplicada a la negociación. ¿Nos acompañas?

Cuando estaba preparando este artículo, leí en LinkedIn un fugaz post que decía:”Las emociones nos provocan acciones y las razones generan deliberaciones“. En el mundo de la negociación, las emociones tienen un papel fundamental. No se puede separar la razón de la emoción, por mucho que nos encontremos en un  ámbito estrictamente profesional, donde lo que nos mueve está más ligado a la vida material que a la emocional.

En un contexto de negociación,  las emociones influyen debido a nuestra necesidad de lograr un objetivo. Nuestro objetivo puede ser económico, de mejora de condiciones laborales, de resolución de un conflicto, de firma de un contrato… Todo esto nos produce una cierta ansiedad por miedo a no llegar a un acuerdo satisfactorio para nosotros;  a que nuestro “oponente” en la negociación descubra nuestros puntos débiles; a la incertidumbre que conlleva cualquier proceso negociador (no olvidemos que, cuando parece que está todo decidido, pueden surgir nuevos puntos de fricción entre las partes por cabos no resueltos, peticiones de última hora que complican el cierre final),  etc…

 La influencia de las emociones aumenta cuando además una de las partes se ha sentido agraviada por la otra. En esos casos, corremos el riesgo de que la conversación se centre más en el conflicto que en la solución y nos enquistemos en darle vueltas al perjuicio sufrido, en vez de buscar un arreglo a la situación.

Y ya no hablemos de cuando una de las partes abre el proceso con posiciones maximalistas de difícil consenso, con amenazas o descalificaciones de índole personal o profesional.

Para evitar que las emociones nos dominen en una negociación, hay que aprender a controlarlas. De lo contrario, puede ocurrir que se desborden y  dejemos de pensar.  Nunca podemos llegar al punto de que la emoción domine a la razón.

 ¿Cómo podemos gestionar las emociones? Entrenando la Inteligencia Emocional y siguiendo una serie de pautas que deben darse en cualquier negociación:

  • –        En primer lugar, tenemos que tener claro que en una negociación ambas partes tienen que ganar (filosofía win-win). Esto quiere decir que lo que estamos negociando no son objetivos sino intereses y que lo ideal es que converjan los de ambas partes. Es normal partir de posiciones en las cuales ambos queremos obtener lo máximo. La magia negociadora radica en ir reajustando aspiraciones con el fin de llegar a un acuerdo que nos satisfaga a todos.  Hemos de reconocer al otro con sus legítimos intereses.
  • –        La negociación no es una confrontación sino una comunicación, un intercambio de información  sobre necesidades, aspiraciones…
  • –        Toda negociación tiene 3 fases: Preparación, desarrollo y cierre.

Un 70% del proceso negociador se basa en la preparación. Para prepararnos, tendremos que aprender a conocernos a nosotros mismos y al otro. ¿Eres un negociador duro o blando? ¿Qué buscas con esta negociación? ¿Hasta dónde estás dispuesto a ceder? ¿Cuál es para ti el “punto muerto”, aquel a partir del cual la negociación se acaba y no quieres continuar? ¿Cómo es el otro? ¿Qué quiere? ¿Cuál es su punto fuerte y cuál es el débil? Todo esto lo puedes averiguar antes de sentarte en la mesa, aunque habrá cosas que descubrirás durante el desarrollo de las conversaciones, gracias a tu habilidad para realizar las preguntas clave.

Es importante hacer ensayos previos, decidir qué papel vamos a adoptar, especialmente si por parte de nuestro equipo acuden varias personas, visualizar diversos escenarios y actuaciones en cada uno…

Durante el desarrollo, tenemos que moderar el lenguaje; plantear lo que queremos de forma razonada; ser cautos si no confiamos del todo en nuestro interlocutor; no estancarnos en cuestiones menores y plantear alternativas que sirvan para acercar posturas.

En la fase de cierre, puede que surjan nuevas peticiones por ambas partes, especialmente si la persona con la que estamos hablando no es la que toma la decisión final. Tenemos que estar preparados para nuevos flecos e incluso para la posibilidad de que esas aristas impidan el acuerdo. De hecho, el no acuerdo también es una forma de cierre de la negociación.

En definitiva, cuando negociamos hay que reconocer el derecho del otro a tener sus propios intereses, conocerle, realizar una ardua tarea de preparación y estar prevenido para diversos escenarios y giros inesperados de los acontecimientos. De esta forma, mantendremos las emociones a raya, usándolas de una forma provechosa.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Emprendedores de Abril 2012 ¡Cincuenta Once!

Desde EmprendeRioja seguimos premiando el valor y la iniciativa emprendedora, y esta vez, nos hemos fijado en Cicuenta Once Eventos Deportivos.

La idea surge cuando Pablo Duque Fernandez-Pinedo su fundador, y a raíz de una serie de largos viajes tanto por nuestra propia geografía como por Portugal, Francia, Marruecos o EE.UU en los que la bicicleta, el deporte y el contacto con el entorno natural fueron un común denominador. Tras digerir los largos, duros y emocionantes días de viajante y, se dio cuenta de que el deporte en su más amplio sentido transciende culturas, fronteras, ideologías, idiomas y religiones.

¿Por qué Cincuenta Once? Como hemos leído en su web, Cincuenta Once, es la denominación de un tipo de desarrollo para bicicleta de carretera: 50 dientes en el plato mayor y 11 dientes en la corona menor o piñón. Además de los eventos deportivos les importa la gastronomía, los viajes, la cultura y el descanso. Por eso en su página, informan sobre sobre sus aventuras emprendedoras.

Cincuenta Once ha colaborado y participado en diferentes actividades de Emprenderioja, como los talleres de emprendedores, día del Emprendedor, charlas,…. Siempre motivado por el afán de emprender y renovarse continuamente. Si queréis conocer un poquito más sobre el Emprendedor de este mes de Abril, os dejamos el vídeo con el que participaron en nuestra acción de dinamización de emprendedores y compartieron con todos nosotros su propia experiencia.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Si te ha gustado este artículo ¡compártelo!
 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!