Archivo de la etiqueta: contrato

Recomendaciones en la contratación internacional

Cuando dos partes redactan un contrato internacional -ya sea de agencia, compraventa, distribución,… etc.- tratan de proteger sus intereses. Un contrato sólido evita disputas o litigios, que en el caso de las operaciones internacionales pueden resultar muy costosos.

Foto: Freepik

contratos internacionales

A continuación indicamos algunos de los requisitos que debe cumplir un contrato internacional para ser efectivo:

  • Identificación clara de las partes firmantes del contrato. Se debe mencionar expresamente también a compañías filiales, agentes o representantes si están implicados.
  • Especificar la legislación -de qué país- aplicable en relación al contrato y a posibles desavenencias que pudieran surgir. En este sentido las Cortes de Arbitraje de las Cámaras de Comercio pueden ser muy útiles.
  • El contrato debe ser exhaustivo, incluyendo todos los aspectos acordados entre las partes.
  • Claridad en la redacción, evitando la ambigüedad.

El uso de los Incoterms -Reglas y Usos uniformes en las operaciones de comercio internacional aprobados por la Cámara de Comercio Internacional- es muy recomendable siempre que sea posible, ya que definen con exactitud aspectos como:

  • Reparto de los costes que se generan en una operación de comercio internacional entre comprador y vendedor. Ejemplo: quién paga el flete, el seguro, quién los gastos de almacenaje en puerto de origen, quién en el puerto de destino… etc.
  • Quién controla una determinada fase de la operación: ejemplo, qué parte organiza el transporte principal.
  • Quién es responsable de la mercancía. Ejemplo, tanto en el Incoterm FOB como en el CIF la responsabilidad de la mercancía se traspasa de vendedor a comprador en el momento que dicha mercancía traspasa la borda del buque en el puerto de origen.

Es importante que antes incluso de redactar el contrato, se realicen las diligencias oportunas -due diligence- sobre cuestiones como:

  • Solicitar informes de solvencia y crédito sobre la otra parte a compañías de seguro de crédito a la exportación. CESCE (de origen español) y COFACE (de origen francés) pueden ser buenas opciones al respecto. También a empresas como EInforma e Informa D&B son alternativas interesantes.
  • Obtener referencias de otras empresas internacionales que hayan trabajado con la otra parte. La Oficina Comercial de España en el país en cuestión puede ayudarnos en este sentido.

Finalmente, leer el contrato detenidamente es esencial. Podemos encontrarnos cláusulas que establezcan indemnizaciones por retrasos en las entregas, o limitaciones en la transferencia de la propiedad intelectual al cliente…etc. Es importante que todos estos aspectos estén muy bien negociados. Por otra parte, detalles como requisitos del seguro, ejecución de garantías y condiciones de entrega pueden implicar costes inesperados, con lo que también se recomienda que sean objeto de análisis.

…¿Vas a cerrar un contrato internacional?. En Emprenderioja te ayudamos a darle forma…

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Consejos para adquirir un negocio de traspaso

En este artículo vamos a ofreceros algunos consejos que debéis  tener presente en caso de que queráis emprender adquiriendo negocios que ya están en funcionamiento, lo que popularmente se conoce como “traspaso de negocio”.

traspaso-negocio

En primer lugar conviene señalar que la figura de “traspaso de negocio”, como tal, no está regulada en ninguna normativa. Bajo esta definición podemos encontrarnos varios casos, entre los que destacan tres posibilidades:

  1. Traspaso como cesión del local de negocio.– La Ley de Arrendamientos Urbanos en su Art. 32  regula la cesión del contrato de arrendamiento. Simplemente es ocupar la posición jurídica del arrendatario frente al arrendador.
  2. Traspaso con venta de un patrimonio empresarial.- Se compra una serie de activos de la empresa en funcionamiento, tanto materiales (maquinaria, mobiliario, instalaciones, …) como inmateriales (fondo de comercio, clientela, …). Quizás el traspaso más común sea una mezcla de la primera y ésta, es decir,  comprende tanto la cesión del contrato de alquiler como la compra del patrimonio empresarial (activos del negocio,  fondo de comercio, …).
  3. Traspaso como venta de empresa.- aquí se produce la transmisión jurídica de la empresa, adquiriendo las participaciones de la misma. Se da en entidades mercantiles (S.A., S.L., …) y obviamente contiene las dos anteriores, tanto la cesión del local de negocio como la adquisición del patrimonio empresarial. Es la menos traumática en cuanto a burocracia porque no exige apenas cambios, pero es la más peligrosa porque asumimos el estado de la empresa al producirse una subrogación total.

Una vez explicados los diferentes tipos de traspasos que nos podemos encontrar, vamos a dar una serie de pautas a tener en cuenta antes de firmar un traspaso:

  • Comprobar que el negocio cuenta con la licencia adecuada y asegurarnos si debemos realizar algún tipo de obra para adecuarnos a las ordenanzas municipales en vigor, por ejemplo obras de accesibilidad, ruidos, etc. Para ello conviene que el emprendedor se acerque a los servicios de Urbanismo del Ayuntamiento correspondiente. Es importe conocer los costes de ese posible cambio de titular.
  • Asegurar que no existen deudas pendientes, por ejemplo con el  Ayuntamiento, pagos adeudados a proveedores, o  nóminas impagadas de trabajadores. No siempre el nuevo empresario se subroga en todas las deudas del negocio anterior, dependerá del tipo de “traspaso” que finalmente se realice. Es especialmente importante en el caso de compra de la empresa explicado anteriormente.
  • Analizar el contrato de alquiler en vigor. La Ley de Arrendamientos Urbanos  ofrece al arrendador el derecho a elevar el precio de la renta del 20% en el caso de cesión de contrato de alquiler. También es importante conocer los años restantes de contrato de alquiler. Se recomienda negociar con el propietario un nuevo contrato de alquiler y así disponer de nuevas condiciones.
  • Analizar la viabilidad económica del negocio. La cuenta de pérdidas y ganancias  nos arrojará información sobre las ganancias anuales, así como los gastos del negocio. Es importe solicitar también modelos fiscales para comprobar que los resultados dados son los oficiales (IRPF, IS, IVA, …). En cualquier caso es conveniente que, al margen de los datos que os faciliten y que os darán información interesante de la evolución económica del negocio, realicéis vuestro propio plan de negocio, en el que cuantifiquéis la inversión que vais a tener que hacer frente, así como la tesorería  que debéis dotar al  negocio.
  • También se aconseja realizar un personal estudio de mercado para ver el funcionamiento real del negocio, si tiene buena imagen, si tiene clientela, competencia, política de precios, …
  • Examinar los bienes que figuran en el inventario (mobiliario, maquinaria, existencias…). Muchas veces se venden los bienes a un precio de compra sin tener en cuenta la amortización y deterioro que han tenido los mismos.

Con todas esas recomendaciones podemos hacernos una idea de cuál sería la cantidad adecuada a pagar en un traspaso. Nunca debemos pagar más de lo estimado en nuestro estudio, porque entonces la viabilidad del negocio quedaría gravemente afectada.

Una buena gestión de un traspaso de negocio puede resultar una buena oportunidad de emprendimiento, ya que se adquiere un negocio que ya está acondicionado y reformado, con una clientela hecha, una ubicación…, un buen indicador también es que el empresario que traspasa el negocio se ofrezca a tutelar al emprendedor en la  gestión del mismo, durante un plazo de tiempo, así como para procurar una transición del mismo que no sea “traumática” para la clientela.

Si estáis pensando en emprender y habéis visto alguna oportunidad de traspaso de negocio, no dudes en ponerte en contacto con nuestro servicio de emprendedores, desde el que te facilitaremos toda la información y asesoramiento necesario.

Servicio de creación de empresas FER

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Quiero contratar a mi hijo: en qué régimen debe cotizar

Si eres empresario y estás pensando en realizar una contratación de un familiar cercano, antes debes conocer la figura del autónomo colaborador. Si además es tú hijo, deberás estar atento a si convive o no contigo, y sí es menor o mayor de 30 años.

contratar familia

Con carácter general, los familiares que conviven con el empresario se encuadran en régimen especial de trabajadores autónomos, como autónomos colaboradores.

El autónomo colaborador es un familiar del trabajador autónomo titular que convive y trabaja con él de manera habitual y directa.

Aquí es donde se determinan las claves:

– Tiene que ser un familiar directo, cónyuge o pareja de hecho, ascendientes, descendientes y demás parientes del empresario, por consaguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción.

– Tiene que ser un trabajo o colaboración habitual, no puntual.

– Tiene que convivir con el empresario

– Y no tienen que estar dados de alta como trabajadores por cuenta ajena en ese mismo negocio.

Concluyendo, el autónomo colaborador es un familiar directo del empresario que convive y trabaja con él.

Para conseguir nuevas altas de autónomos colaboradores, recientemente se han ampliado los incentivos que ya existían desde la Reforma Laboral aprobada en el año

2012, ampliando la bonificación existente del 50% durante 18 meses, a 24 meses, si bien los seis últimos meses adicionales la bonificación asciende únicamente a un 25%.

Para dar de alta un autónomo colaborador es necesario cumplimentar el modelo TA0521 de afiliación a la Seguridad Social.

No hace falta que se de alta en Hacienda, puesto que no adquiere ningún tipo de obligación fiscal (las obligaciones fiscales corren a cargo del empresario titular del negocio). El autónomo colaborador tendrá única y exclusivamente que realizar su declaración anual de IRPF (modelo 100), como cualquier trabajador normal.

La documentación que habrá que presentar junto con el alta (TA0521) es:

-Libro de familia

-DNI

-Copia de la declaración censal de inicio de actividad del empresario titular del negocio.

El empresario titular tendrá que cumplir las mismas obligaciones que con un trabajador normal, abonar las cotizaciones de la seguridad social, pagar su salario y entregarle la nómina correspondiente en función de la normativa laboral que le aplique y contabilizar estas partidas como gastos deducibles de cara a la presentación de sus impuestos.

Es necesario destacar, que el empresario individual puede optar por encuadrar a los hijos menores de 30 años, o a los hijos mayores de 30 años con ciertos grados de discapacidad (siempre que convivan con él) en el régimen de trabajadores autónomos (como autónomo colaborador) o en el régimen general teniendo en cuenta que en esta última opción no se podrá cubrir el desempleo.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Emprender mediante un traspaso: Claves de éxito

En esta ocasión hemos contado con la colaboración de un experto de la empresa RIOJASTORE, especialistas en traspasos, Guiller Fuertes García, Director Comercial.

¿Deseas emprender con un traspaso?, ¿qué aspectos debes tener en cuenta?.

traspaso negocio

Adquirir un traspaso consiste en comprar los derechos de un negocio o empresa que actualmente se encuentra en funcionamiento.

Montar un negocio desde cero es muy caro. Un coste que puede rebajarse si, en lugar de comenzar desde cero, aprovechamos la experiencia previa de otros. Así, el traspaso de negocios se ha convertido en un método de aprovechar la cartera de clientes y el local del propietario anterior, siempre y cuando estudiemos bien las ventajas e inconvenientes del proceso.

El proceso de traspaso conlleva un costo que implica el estudio del negocio, por la posibilidad de que el negocio pueda tener problemas legales o financieros escondidos.

Para ello podemos buscar la asistencia profesional de un agente especialista en el tema o también contactar con algún negocio, y comunicarles nuestra intención de adquirirlo. En cualquier caso para estar más seguros con esta investigación, es recomendable contratar los servicios de alguna auditoría.

Otro aspecto importante en el caso de que no estemos comprando la propiedad del local donde funciona el negocio (sino solamente el negocio), es analizar en profundidad el contrato de arrendamiento que habrá que firmar con el dueño del local.

Heredar el trabajo que haya hecho otro emprendedor anteriormente es una buena estrategia, si el legado es una gestión adecuada y no una lista interminable de malas prácticas. Es posible que el propietario anterior no estudiara bien la localización del espacio o se equivocara a la hora de enfocar su negocio.

En este sentido, es importante conocer la zona para saber si existen negocios similares y si el público objetivo tiene necesidades que no se le estaban ofreciendo.

Si te ofrecen un muy buen precio por lo que parece un traspaso provechoso, hay que desconfiar e indagar. Además de la obvia conversación con los vendedores, lo mejor es que eches mano de un agente especialista que te ayude a llevar el procedimiento, sobre todo en lo que a situación de gestión, financiación, alquiler, personal contratado, contrato para el traspaso, etc.

Quedarse con un negocio en marcha significa asumir tanto sus activos como sus pasivos, esto es, sus deudas. Por ello, además de encargarse de la compra en sí misma y de las licencias, el agente especialista te ayudará a comprobar la propiedad y que el dueño por ejemplo no esté implicado en problemas de morosidad en lo relativo a ese negocio. Este es un paso importante, porque una vez que adelantes el depósito para confirmar tu interés por la compra, no podrás recuperarlo.

El Estatuto de los Trabajadores recoge que las obligaciones laborales que el dueño de un negocio tiene con sus empleados deben mantenerse en el caso de que éste decida hacer un traspaso: es lo que se conoce como principio de continuidad de las relaciones laborales. Por ello, deberás revisar los contratos del personal y asegurarte de que cumplen con las obligaciones como pagador, ya que serás tú, emprendedor, el que asumas las responsabilidades de sueldo, Seguridad Social o despido a partir del traspaso.

Firmado: Guillermo Fuertes García. Director Comercial de RIOJASTORE

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

La figura del Autónomo Económicamente Dependiente (parte 2)

En el post de hoy vamos a continuar analizando la figura del TRADE (figura de la que ya os hablamos en este otro artículo) , comenzando por los contenidos y las exigencias que debe cumplir el contrato que deber ser registrado.

autonomo dependiente

¿Qué requisitos debe cumplir un contrato de TRADE?

En primer lugar, tiene que ser un contrato que siempre se formalice por escrito. Además, el trabajador autónomo deberá hacer constar expresamente en el contrato su condición de TRADE respecto del cliente que le contrate, así como las variaciones que se produjeran al respecto.

Es necesario recordar que la condición de autónomo económicamente dependiente sólo se podrá ostentar respecto de un único cliente, lógicamente.

Dado el caso de un trabajador autónomo que contratase con varios clientes su actividad profesional o la prestación de sus servicios, y de repente se convirtiera en autónomo económicamente dependiente por concurrir todos los requisitos anteriormente expuestos, se respetará íntegramente el contrato firmado entre las partes hasta la extinción del mismo, salvo que éstas acordasen modificarlo para actualizarlo a las nuevas condiciones que corresponden a un TRADE.

Respecto a la duración del contrato, tenemos que saber que cuando el mismo no se formalice por escrito o siempre que no se haya establecido duración, se presumirá que su duración es indefinida.

¿Cuáles son los derechos de un TRADE frente a un autónomo no dependiente?

– Mayor facilidad para tener reconocido el cobro de la prestación por cese de actividad.

– Tiene derecho a una interrupción de su actividad anual de 18 días hábiles, pudiendo ser mejorable por contrato o acuerdo entre las partes.

– En el contrato se tiene que hacer referencia a la jornada, de tal manera que se determinará el régimen de descanso semanal y el correspondiente a los festivos, la cuantía máxima de jornada de actividad y, en el caso de que la misma se compute por mes o año, su distribución semanal.

– Se puede establecer una indemnización por daños y perjuicios, para la resolución contractual por la voluntad de una de las partes.

– Si el TRADE interrumpe la actividad por:

 Mutuo acuerdo de las partes

 La necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e imprevisibles.

 El riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo.

 Incapacidad temporal, maternidad o paternidad.

 Por razón de violencia de género.

 Fuerza mayor.

Se considerará causa justificada y el cliente no podrá optar por cobrar la indemnización que se prevea en el contrato.

En conclusión, tal y como dijimos en el anterior post, no estamos frente a una figura que se de con habitualidad, y es que ocurren varias circunstancias que traen consigo esto:

1. No todos los autónomos cumplen con todos los requisitos para ser TRADE.

2. El autónomo TRADE obligatoriamente tiene que cotizar por el cese de actividad, lo que supone un incremento en la cuota, frente a un autónomo no TRADE que opte por cotizar lo mínimo.

3. Muchas empresas “cliente” tienen recelo de firmar ese contrato, por lo que muchos autónomos aunque se convierten en dependientes, prefieren optar por no ejercer sus derechos en favor de seguir manteniendo a su cliente. Por lo que podemos decir, que la mayoría de los TRADE nacen desde un comienzo, aunque la normativa nos hable de que un autónomo puede acabar convirtiéndose en TRADE.

4. Es una figura relativamente reciente, y existe un importante desconocimiento sobre la misma.

Esperando haber ayudado a comprender esta figura a todos nuestros seguidores, os enviamos un cordial saludo, ¡hasta la próxima emprendedores.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

El retraso en el pago de las nóminas puede salir muy caro

Retrasarse unos días en pagar las nóminas de forma continuada puede tener graves consecuencias. Hoy, uno de nuestros colaboradores invitados en el blog, Gil-Gibernau , nos lo cuenta.

reloj

Hay sentencias recientes que declaran extinguidas las relaciones laborales de trabajadores en supuestos en que la empresa, por dificultades económicas, mes tras mes, se retrasaba varios días en el pago de las nóminas.

La extinción de la relación laboral lleva aparejada, ni más ni menos, que la condena a pagar la indemnización equivalente a un despido improcedente.

Criterio peligroso para muchas empresas en crisis.

Seguro que el lector empresario conoce que el retraso en más de tres mensualidades en pagar de las nóminas permite a los trabajadores solicitar a los tribunales la extinción de sus contratos y sus correspondientes indemnizaciones.

Lo que conoce menos gente es que, además del impago, el retraso en el pago de las nóminas, si es continuado en el tiempo, también puede tener las mismas graves consecuencias.

Se equipara un retraso a un impago de nóminas

Estas sentencias que estamos comentando equiparan los efectos del impago de nóminas al retraso, siempre y cuando este sea continuado y persistente en el tiempo.

Se exige por tanto, no un mero retraso esporádico, sino que sean persistentes y que, además, afecten a una parte importante del sueldo.

En estos casos, los jueces entienden que es indiferente que el retraso venga determinado por la mala situación de la empresa o la crisis económica y que, además, es independiente a la buena o mala fe del empresario. Lo importante, por tanto, no es la intención sino el hecho objetivo de que mes tras mes haya retrasos importantes.

Estas sentencias, suponen una durísima sanción para aquellos empresarios que con esfuerzo, conseguía mantener a sus trabajadores al día en sus salarios, pero con retrasos. Habrá que esperar cómo evoluciona este criterio ante los Tribunales pero en este momento, debe tenerse muy presente por el riesgo que acarrea.

Si te ha resultado interesante ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

El préstamo entre particulares

Empezamos una semana más en este mundo de emprendedores, emprendimiento, facturas, préstamos, financiación y queremos hablar sobre un tema a veces desconocido:  El préstamo entre particulares que puede ser una opción a valorar por los emprendedores a la hora de poner en marcha su empresa.

prestamos entre particulares

(imagen de www.noticias.iberestudios.com )

 

El Préstamo entre particulares es una figura jurídica recomendada en muchas ocasiones y desconocida (el Código Civil recoge el contrato de préstamo a partir de su artículo 1.740).

Cuando hablamos de “préstamo” casi siempre pensamos en aquel que otorga una entidad bancaria. Sin embargo, es posible realizar un préstamo entre particulares y no es obligatorio que sea entre familiares. Por supuesto, estamos ante una forma jurídica legal e incluso muy interesante en determinados supuestos.

Lo primero a destacar es la importancia de documentar ese contrato de préstamo. La ley tampoco exige una documentación pública (ante notario), por tanto, es válida una documentación privada (contrato privado de préstamo entre particulares). En este contrato recomendamos que existan unos datos mínimos:

  1. Datos de las dos partes. PRESTAMISTA (quien presta el dinero) y PRESTATARIO (quien recibe el dinero). Los datos deberán ser nombre, apellidos, DNI y domicilio de ambas partes.
  2. Fecha de entrega del dinero y cantidad que se entrega. Para posibles consecuencias fiscales, es muy importante que quede constancia de la fecha de la entrega del dinero, de su forma (en metálico, mediante transferencia bancaria, …) y, obviamente, cuál es la cantidad exacta que se presta.
  3. Plazo de devolución y forma de realizar esa devolución. Como cualquier otro préstamo debemos establecer un periodo de tiempo para su devolución, tanto si será un pago total o pagos parciales. Así mismo, hay que señalar cómo y donde se devolverá el dinero (entregas en metálico, ingresos en cuenta corriente, …)
  4. Interés que se cobra o que sea gratuito. Las dos formas son posibles. El prestamista, aunque sea un particular puede cobrar un recargo o interés al prestatario cuando se realice la devolución de las cantidad prestadas. Otra posibilidad es no cobrar más dinero del prestado, por tanto, hablaremos de un préstamos gratuito o de interés 0.

Con ese mínimo de datos estaremos seguros de que el emprendedor no tenga problemas futuros en este aspecto. Pero además, debemos presentar el contrato a efectos del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). ¿Por qué? Porque estamos ante un contrato jurídico afecto a este impuesto. Sin embargo es un acto exento del mismo, por tanto, se exige su presentación pero no devenga pago alguno, es decir, es gratuito.

Presentando el contrato, formalizamos el mismo en un Registro Público, dando constancia del mismo para futuras eventualidades. Si no lo hiciéramos, la prueba futura de su existencia podría ser más complicada.

¿Para qué se realiza todo ésto? Pues la respuesta en sencilla. Si una persona va a prestar una cantidad de dinero importante (recomendada a partir de 3.000€ aunque no es un requisito), querrá garantizarse en un documento la devolución del mismo. Sin este contrato escrito, estaríamos ante un contrato verbal complicado de demostrar. Así que la primera razón debe ser asegurar la operación entre las partes.

Pero hay más cosas a tener en cuenta cuando se produce un contrato así. ¿Es una donación encubierta? ¿Qué consecuencias fiscales tiene? En un futuro artículo responderemos a esas preguntas.

Si necesitas más información sobre este tema u otros que estén relacionados con tu nuevo proyecto, con tu Plan de Negocio o necesitas financiación, contacta con nosotros o envíanos un email a emprenderioja@larioja.org .

Y si te ha gustado este artículo de Emprenderioja ¡compártelo! y suscríbete a nuestro blog vía correo electrónico para que te lleguen nuestras actualizaciones.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!