Archivo de la etiqueta: I+D

Ejemplo e innovación británica: La belleza de un discurso en clave industrial

La Primera Ministra británica, Theresa May, tiene el firme propósito de diseñar y desplegar una estrategia industrial en el Reino Unido, que sitúe a este país en una posición de liderazgo en el marco mundial de la economía del conocimiento.

innovacion-bombilla-con-el-grafico-de-dibujo_1232-2106

(Foto: Freepik)

Construir una industria innovadora -tecnificada, digitalizada y rezumando ciencia- no es un proceso espontáneo, requiere esfuerzos estratégicos. Países como Alemania, Finlandia, Corea del Sur, Israel, Singapur, Taiwan o China han diseñado modelos industriales con una estrategia “País”.

Una de las primeras medidas de May ha sido la creación de un departamento de “Empresa, Energía y Estrategia Industrial”.

El pasado 21 noviembre de 2016, Theresa May pronunció un discurso brillante ante la asamblea anual de la Confederation of British Industry. Veamos el hilo conductor de dicho discurso:

  • May describe cómo Reino Unido cuenta en la actualidad con Universidades de élite, gran productividad científica, una industria creativa vibrante y una posición de liderazgo en las finanzas globales. Todo ello avalado por un gran número de premios Nobel -el segundo país después de EE.UU-.

Pero:

  • También indica que en numerosas ocasiones gran parte de esas ideas desarrolladas en el Reino Unido son comercializadas en otros países del mundo. ¿La razón?. Que pese a ser Londres una de la mejores capitales mundiales de las finanzas, las empresas con alto potencial de crecimiento no captan el tipo de capital paciente, de largo plazo, que necesitan, con lo que se venden a inversores extranjeros para acceder a la financiación.
  • Reino Unido además dispone de importantes clústers a lo largo de todo su territorio, pero el resultado económico no está vertebrado, concentrándose las grandes cifras en Londres y en el Sudeste.
  • Las excelentes Universidades británicas no son los suficientemente fuertes en áreas STEM (Science, Tec, Engineering and Maths), y la educación técnica no se considera del todo buena.
  • La recuperación del Reino Unido tras la crisis es buena, pero la productividad sigue siendo baja. El secreto de la prosperidad está en la productividad.
  • Las políticas gubernamentales no deben tratar de sostener sectores ya quebrados, ni adivinar los que serán ganadores en un futuro, sino crear las condiciones para que los ganadores puedan emerger y crecer. Se tratar de apoyarlos para que inviertan en el futuro a largo plazo del Reino Unido.
  • En relación a la I+D establece que no sólo hay que invertir más en I+D, sino que hay que asegurar que dicha inversión sea inteligente, que fomente tecnologías y sectores con potencial de generar beneficios y empleo en el largo plazo. Presupuesto en ciencia básica versus desarrollo tecnológico.

Reino Unido, siguiendo el ejemplo de los Fraunhofer alemanes, está creando una red de Centros Catapult a lo largo de todo el país. Se trata de un red de institutos que darán soporte a la innovación de la pequeña y mediana empresa, trabajando sobre bases de ”innovación abierta”. Se trata de conseguir que la PYME sea más innovadora, más tecnificada, y como consecuencia de ello, más competitiva.

Una vez más las políticas centradas en las PYMES -Pequeña y Mediana Empresa- son el secreto del éxito.

… ¡La industria es el sector generador de valor en las economías prósperas!…

Fuente: Innovación 6.0, Blog de Xavier Ferras

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Modelo de Innovación Europeo vs Modelo USA de Innovación

bombilla-con-esquema_

(Foto: Freepik)

A finales de noviembre de 2016 se publicaron dos informes muy relevantes sobre la situación de la I+D:

Ambos se refieren a las cifras de inversión en I+D en el año 2015, y el primero de ellos afirma en su prólogo: …”History teaches us that such investment -in scientific and technological progress- and such a commitment to discovery, leads to prosperity”…

Las previsiones de crecimiento global de la I+D en 2016 son del 3,5%. Asia concentra en el 2015 el 42% de la inversión mundial en I+D, y China se consolida como potencia en ciencia y tecnología.

EE.UU sigue siendo el primer país inversor en I+D y China, el segundo -China casi iguala a la UE en su conjunto en las previsiones de 2016-.

El ranking de las inversiones por sectores en EE.UU viene encabezado por el sector de la biotecnología y se prevé una intensificación en el sector de automoción, sujeto a importantes cambios.

China es en este momento la gran potencia emergente en innovación: lidera ya en el mundo el ámbito de publicaciones científicas en inteligencia artificial. El gigante asiático triplica las patentes anuales de EE.UU o Japón. Este país alberga los más potentes supercomputadores del mundo.

España es el único país de la UE en el que el porcentaje de inversión respecto al PIB disminuyó en 2015, alcanzando un nivel del 1,22 % respecto al PIB (I+D/PIB), a pesar de que el valor absoluto de la I+D aumenta un 2,7% -la economía, por tanto, creció más que proporcionalmente a la inversión en I+D: nuestra actividad es poco intensa en tecnología-

En un sistema de innovación sano el 70% del esfuerzo en I+D debería proceder de la actividad empresarial. En España supone el 45%. Podemos deducir, por tanto, las siguientes conclusiones:

  • La estructura industrial española sigue siendo extremadamente pobre en tecnología.
  • Las políticas públicas de promoción del I+D no generan las inversiones privadas equivalentes.

¿Qué reflexión podemos realizar ante estos datos?.

Una de ellas es que quizás sea necesario revisar el modelo de innovación en España. Durante los últimos 10 años hemos tratado de aplicar el modelo americano al contexto europeo.

El modelo americano se caracteriza por la combinación de mercados financieros muy eficientes, excelentes universidades y compra pública de tecnología. De este modelo resulta la eclosión de potentes clústeres de alta tecnología, start ups, famosos emprendedores -Silicon Valley-, universidades de élite investigadora y dominio de sectores relacionados con la defensa y la carrera espacial.

Pero este modelo está en crisis. No distribuye sus aplicaciones ni su riqueza de forma transversal a todos los sectores, sino que los centra en unos focos con alto potencial de crecimiento: en algunas universidades -que aparecen en los primeros rankings internacionales-, en algunas empresas -principalmente digitales- y algunos sectores muy especializados. En este escenario los sectores tradicionales -por ejemplo, el cinturón industrial de la zona de los Grandes Lagos- pierden millones de empleos, generando masas de población que votan opciones radicales.

Nuestro ejemplo debería ser el de Alemania, que dispone de un excelente sistema de innovación centrado en la pequeña y mediana empresa.

El sistema alemán crea cadenas de valor y conocimiento centradas en tecnificar y en hacer más competitiva su industria. Los doctores de las universidades alemanas son muy apreciados en la industria. El nivel de producción en manufactura, de exportación de tecnología y los salarios en Alemania son superiores a los de EE.UU.

El modelo estadounidense descansa en las startups, el alemán lo hace en la industria y en la formación técnica -el sistema de formación dual en empresas es de origen alemán-.

El primero se está revelando como poco redistributivo, el segundo es el secreto de la mayor potencia exportadora y generadora de empleo de Europa.

¿Qué modelo te convence más?…

¡En Emprenderioja reflexionamos contigo!….

Fuente: Blog Innovación 6.0 Xavier Ferras

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!