Archivo de la etiqueta: IVA

Autónomos societarios

Un autónomo societario es un autónomo en el marco de una sociedad mercantil –sociedad de responsabilidad limitada, sociedad anónima, sociedad regular colectiva, sociedad en comandita, sociedad profesional.

manos-de-la-computadora-usando-el-disenador-grafico-masculina

(Foto: Freepik)

Llama la atención que este tipo de autónomos no disfruta de ninguna ventaja: de hecho parece ser una figura creada para evitar fraudes por parte de los socios de entidades mercantiles. Así, es obligatorio el alta como autónomo societario en los siguientes casos:

  • Cuando trabajen en la sociedad ostentando al menos el 33% de las acciones de la misma.
  • Cuando desempeñando tareas de dirección y gerencia de la sociedad posean al menos el 25% de las acciones.
  • Cuando, sin contar con acciones, trabajen en la sociedad y convivan con un socio propietario del 50% de dichas acciones.

¿El autónomo societario cobra nómina o debe facturar a la empresa con IVA?.

La respuesta a esta cuestión depende de si el autónomo es o no sujeto pasivo de IVA. Cuando un socio desarrolla su actividad profesional independientemente de la sociedad sería sujeto pasivo de IVA y estaría obligado a expedir facturas. Esta situación se produce cuando:

  • Utiliza sus propios medios materiales y personales en el ejercicio de su actividad.
  • Cuando no está integrado en la estructura organizativa de la sociedad en cuestión, pudiendo organizar su trabajo con sus propios horarios y vacaciones.
  • Cuando el riesgo y beneficio de la sociedad recaen en él.
  • Cuando existe responsabilidad contractual con sus clientes.

Un aspecto concluyente es que si los recursos principales para el desempeño de la actividad pertenecen a la sociedad, el servicio no está sujeto a IVA, y por tanto el autónomo no tiene por qué emitir facturas y podrá cobrar nómina por parte de la empresa.

¿Cómo cotizan los autónomos societarios?.

En base a lo establecido por la Ley de Presupuestos Generales del Estado, la base mínima de cotización de los autónomos societarios equivale al grupo 1 del Régimen General: un total de 1.067,40 €, lo que implica una cuota mensual de 319,15 € desde el primer mes. Esta regla, que también afecta a los autónomos individuales que tengan a su cargo a más de 10 trabajadores, implica que los autónomos societarios no puedan acogerse a la tarifa plana para nuevos autónomos.

Ya ha habido protestas en relación a este último punto. De hecho una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 21 de Mayo de 2015 estableció que los autónomos societarios tendían derecho a la tarifa plana de 50€. Por tanto éste es un asunto no cerrado.

Por todo ello, debido a que la figura del autónomo societaria tiene sus contras, concluimos que lo importante sería reflexionar sobre el momento más conveniente para constituir una entidad mercantil.

…¡En Emprenderioja te orientamos sobre estas cuestiones!…

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Deducción del coche de empresa y sus gastos asociados

reparacion-coche-gastos

Como dato curioso en el 2015 el total de matriculación de vehículos en España fue de 1,03 millones de unidades según fuentes de ANFAC (Asociaciones de Fabricantes), de los cuales las ventas a empresas fueron de 283.096 unidades.

A partir de aquí, es cuando empieza la justificación de la adquisición del vehículo con la Agencia Tributaria. La adquisición de estos vehículos por las empresas, deben formar parte de su inmovilizado material, lo que puede generar una controversia con la AEAT a la hora de su utilización, pudiendo ser únicamente empresarial o una utilización empresarial y particular.

Ante este hecho diferenciado por su utilización, debemos tener en cuenta que grado de afectación real tiene dicha adquisición para la empresa. Dependiendo del grado de afectación que tiene la adquisición del bien en la empresa, podemos hablar de un tratamiento fiscal diferenciador.

Cuando el grado de afectación a la empresa es del 100 %, nos podremos deducir el 100 % del IVA y el resto de gastos asociados, como son la gasolina, las reparaciones, las autopistas, parkings. Dicha afectación del 100% de utilidad en la empresa, dependerán mucho de la actividad económica que desarrolle la empresa y de su necesidad de adquisición de vehículo para el desarrollo normal de su actividad, que deberá justificarse con medios propios que lo demuestren como son la emisión de facturas a sus clientes fuera de la localidad de su domicilio social, o la justificación de facturas de parkings en otras localidades y no de tickets, la utilización de autopistas, recomendando la utilización de un via-t que nos emitirá una factura a nuestro domicilio fiscal con el desglose de IVA y otros medios que demuestren la veracidad de la utilización necesaria del vehículo en su actividad empresarial.

Por el contrario el grado de afectación a la empresa puede ser únicamente del 50%, siendo el otro 50% de uso particular. Aquí es donde hacemos un tratamiento fiscal diferenciado al anterior. En este caso la empresa únicamente podrá deducirse el 50 % del IVA, sin tener derecho a poderse imputar como gasto la amortización del bien. Siendo éste, el hecho más diferenciador que existe en la tributación de un vehículo con uso empresarial y particular. En este caso también hay que tener en cuenta la deducción de los gastos asociados, puesto que no se aplica siempre el 50 % de los gastos.

En el caso de la gasolina se puede deducir hasta el 100 % del gasto siempre que se demuestre por cualquier medio de prueba admitido en derecho, que dicho gasto ha sido necesario para poder realizar la actividad.

Lo mismo ocurre con los gastos de parking y autopistas, siempre que vengan emitidas en formato factura y demostremos que esos gastos son propios de la actividad podrán deducirte en un 100 %. En el caso de las reparaciones del vehículo con un 50% de afectación a la actividad, solo nos da derecho a la deducción del 50 % de estos gastos.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Claves para deducir IVA de los gastos habituales en tu empresa

Uno de los puntos claves para una correcta gestión del IVA de los gastos de una empresa es saber si se trata de IVA deducible o no. En términos generales, hay una serie de requisitos que deben cumplir los gastos para que sean deducibles. En el siguiente artículo te explicamos las condiciones para que lo sean y los consejos para reportarlos correctamente.

deducir gastos

El IVA deducible es un tema que genera muchas confusiones. Para empezar, hay que tener claro que el IVA soportado es el que la empresa abona al adquirir cualquier bien o servicio, y que puede dividirse en IVA deducible e IVA no deducible. Y para que un IVA soportado sea deducible se deben cumplir estos tres requisitos. Son tres puntos que parecen obvios, pero es importante tenerlos siempre en mente antes de liquidar el IVA:

  1. Ser un gasto relacionado con la actividad económica de la compañía
  2. Estar debidamente justificado
  3. Estar debidamente registrado en la contabilidad de la empresa

En la práctica, muchos gastos acaban siendo no deducibles simplemente por no cumplir algunos de los requisitos formales. Algunos de los motivos suelen ser:

  • Justificantes no válidos por la falta de algún dato básico
  • Justificantes no válidos por presentarse fuera de plazo
  • Facturas no validadas
  • Errores en la contabilidad

¿Y cómo convertir en deducibles estos gastos?

Por suerte, existe una solución para convertir en deducibles estos gastos que, por cuestiones formales, han quedado excluidos. Este proceso de conversión se conoce como proceso de rectificación y consta de 5 fases:

  1. Selección y digitalización de los justificantes: Para empezar debemos seleccionar los justificantes, que para poder ser declarados tendrán que ser emitidos en los últimos cuatro años. Además, tienen que estar en buen estado. Después de su selección, deben ser digitalizados para su posterior tratamiento informático.
  2. Tratamiento de datos: Los justificantes digitalizados se deben agrupar por proveedor y por espacio temporal
  3. Realizar facturas rectificativas: Para que un justificante sea válido, se tiene que agrupar junto con los emitidos por un mismo proveedor en un periodo determinado y convertirlos en facturas. Estas facturas deben contener los datos básicos del proveedor y cliente, la fecha y el tipo de IVA. Se denominan facturas rectificativas porque aportan algún dato básico que carece en el justificante original.
  4. Validación por parte de los proveedores: Para que una factura rectificativa sea efectiva tiene que estar validada (con firma y sello) por el propio proveedor o por una empresa de facturación a terceros
  5. Elaboración de un libro de registro del IVA: El último paso es introducir correctamente todos los justificantes en los sistemas contables de la empresa. Por ello, es necesario elaborar unos libros de IVA para archivar y ordenar toda la documentación

Si quieres saber más acerca de cómo exprimir tus facturas, descárgate gratuitamente esta Guía práctica para la deducción del IVA de los gastos de empresa, realizada por Captio.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Aproximación al Impuesto del Valor Añadido

En el post de hoy, os vamos a dar unos cuantos tips para que todos aquellos no entendidos en la materia conozcan la naturaleza de este Impuesto.

iva

En primer lugar debemos saber que el IVA es un impuesto de naturaleza indirecta, es decir, que recae sobre el consumo de bienes y servicios.

El IVA grava tres clases de operaciones:

1.- Las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios y profesionales en el desarrollo de su actividad.

2. Adquisiciones intracomunitarias de bienes que, en general, también son realizadas por empresarios o profesionales.

3. Importaciones de bienes, cualquiera que sea quien las realice, ya sea empresario, profesional, o particular.

En segundo lugar tenemos que saber que el IVA lo paga el consumidor final de los bienes y servicios, pero quienes lo ingresan en Hacienda so los empresarios o profesionales que prestan los servicios o entregan los bienes.

En tercer lugar, es necesario saber que como no todos los productos y servicios tienen la misma consideración para el legislador, la normativa distingue entre tres tipos de IVA.

IVA GENERAL (21%), que es el porcentaje que se aplica por defecto a todos los productos y servicios. Textil, calzado, servicios de consultoría…La mayoría de artículos están sujetos a este tipo y sobre todo tras los cambios introducidos en los últimos años, que llevaron hasta este tipo los servicios de peluquería, gimnasios y hostelería y otros similares.

IVA REDUCIDO (8%). La lista es bastante extensa y aplica a productos alimenticios (excepto aquellos que gozan de un IVA superreducido), el transporte de viajeros, los árboles y arbustos frutales, las plantas hortícolas y las plantas aromáticas utilizadas como condimento.

 IVA SUPERREDUCIDO (4%). Se aplica básicamente a aquellos productos que se caracterizan por ser de primera necesidad, el pan, la leche, los huevos, frutas, verduras, hortalizas, cereales y quesos. También gozan de este IVA, los libros, periódicos y revistas no publicitarios, los medicamentos (siempre que sean de uso humano), las sillas de ruedas para minusválidos y prótesis y las VPO (viviendas de protección oficial).

Para acceder al listado de productos y servicios con su correspondiente IVA ¡pincha aquí!

Cuarto lugar: ¿Cómo funciona el IVA?

El IVA es un impuesto que se va sumando a lo largo de toda la cadena de fabricación. El empresario tendrá que soportar un IVA en sus adquisiciones (IVA SOPORTADO), y tendrá que repercutir un IVA en sus ventas o prestaciones de servicios (IVA REPERCUTIDO). La diferencia entre el IVA REPERCUTIDO y el IVA SOPORTADO es lo que tendrá que declarar y en su caso ingresar o solicitar devolución o compensación, a través de su declaración (para los autónomos normalmente trimestral) a través del modelo 303.

Esperando que esta información haya sido de vuestro interés, nos despedimos hasta el próximo post.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Todas las preguntas y respuestas sobre las retenciones a los autónomos profesionales y empresarios individuales

En el artículo de hoy, vamos a hablar sobre las retenciones a los empresarios individuales, y más en concreto, sobre las retenciones a los profesionales, ya que esta es la primera cuestión que tenemos que tener clara, no todos los empresarios individuales están sujetos a retención.

retenciones

En concreto, a todos aquellos que realicen actividades empresariales se les exime de esta obligación, es decir no hay que practicar retención a todos aquellos que estén dados de alta en la sección primera del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). En cambio, los profesionales autónomos (secciones segunda y tercera del IAE) sí que están obligados como norma general a incluir retenciones del IRPF en sus facturas.

1.- ¿Qué son las retenciones?

La retención es un anticipo para Hacienda. Son cantidades de dinero que se adelantan a cuenta de Hacienda en previsión del resultado esperado en la declaración del IRPF.

Las retenciones del IRPF son anticipos a Hacienda, cantidades de dinero adelantadas a cuenta a la Agencia Tributaria en previsión del resultado esperado en la declaración de la renta o IRPF.

Y debemos saber que son obligatorias.

2.- ¿Quién es el obligado a ingresar la retención?

La retención la ingresará el cliente del profesional, siempre que ese cliente sea empresa. Bien empresario individual (autónomo), bien algún tipo de sociedad, cooperativa o similar…Es decir, un particular no está obligado a ingresar a cuenta nada.

Por lo que el profesional tiene que tener en cuenta a la hora de facturar que tendrá que incluir la retención, única y exclusivamente, en aquellas facturas que no vayan dirigidas a particulares.

2.- ¿Cuál es el tipo de retención a aplicar?

Hasta este año el tipo se situaba en el 21%, si bien con la reforma fiscal aprobada a finales del 2014, la retención ha bajado a un 19% para este 2015 y a un 18% para el 2016.

Además es necesario saber, que los nuevos profesionales autónomos – aquellos que se dan de alta en una actividad profesional nueva sin haber estado de alta en una actividad económica en los doce meses anteriores.- podrán tener derecho a una retención reducida, que se aplica en los tres primeros ejercicios y que asciende a un 9%.

Para que la empresa pagadora conozca esa situación la norma nos obliga a exponer en la factura, lo siguiente: Retención aplicable según artículo 95 del RD439/2007

Hay veces que las empresas cliente(los pagadores) pueden exigirte que les demuestres que realmente te pueden aplicar esa retención. En ese caso puedes facilitarles una copia del 036 o emitir un certificado en el que comunicas la fecha en la que causaste alta, y al que puedes adjuntar copia del 036 para que la empresa pagadora tenga todo en regla.

Además, y buscando (en nuestra opinión de una manera un poco eficaz )facilitar mayor renta disponible a los ciudadanos, el Gobierno a través del Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, aprobó un tipo reducido ( de un 15%) para aquellos profesionales autónomos que tuvieran escasos ingresos.-, en concreto ingresos inferiores a 15.000 euros.- Estos ingresos se calculan en base a los rendimientos íntegros derivados de actividades profesionales correspondientes al ejercicio inmediato anterior y deberán ser inferiores a 15.000 euros y además, deberán representar más del 75% de la suma de los rendimientos íntegros de actividades económicas y de trabajo obtenidos en dicho ejercicio. Al igual que con la retención anterior, los profesionales deberán comunicar al pagador esta circunstancia. Por todo ello, consideramos poco eficaz la medida, ya que no parece muy probable que un profesional comunique a sus clientes que sus ingresos son muy bajos, probablemente las reglas del mercado y su imagen comercial, no le permitan aplicarse esta “ventaja”.

3.- Cuestiones prácticas de aplicación

En resumen, las facturas que emitas a otros empresarios individuales (autónomos) o empresas (personas jurídicas) siempre llevarán retención. Como norma general tendremos la base, a la que restaremos la retención y a la que sumaremos el Impuesto del Valor Añadido IVA.

Mientras que si facturamos a particulares nuestra factura contemplará única y exclusivamente la base y el IVA.

Debes saber, que como profesional autónomo si más del 70% de tus facturas llevan retenciones, estás exento de presentar la declaración trimestral (modelo 130).

Y además que: si las retenciones efectuadas a lo largo del año han sido demasiado altas, cuando llegue el momento de presentar la declaración anual de la renta, esta te saldrá a devolver mientras que si han sido bajas te saldrá a pagar

Finalmente, debes recordar que tal y como hemos comentado con anterioridad, serán nuestros pagadores los que ingresen la declaración de retenciones, por ello siempre será recomendable que al finalizar el ejercicio solicites a tus clientes un resumen con los certificados de retenciones para comprobar que realizaron todo correctamente según tus facturaciones.

Si te ha gustado ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Principales novedades para los autónomos introducidas en la reforma fiscal

¡Hola a todos!, en este artículo os vamos a explicar las principales novedades introducidas en la Reforma Fiscal que afectan a los empresarios individuales y que por lo tanto tendrán que tener en cuenta muchas personas que están pensando emprender y que quieren hacerlo a través de esa forma jurídica, los comúnmente denominados “autónomos”.

hucha

Con la aprobación de la Ley 26/2014 de 27 de noviembre se aprobó de manera definitiva la reforma fiscal que entró en vigor el pasado 1 de Enero de 2015.

 Retenciones de los profesionales autónomos.

Las retenciones que los profesionales autónomos practican en sus facturas cambian, en concreto del 21% del 2014 al 19% a partir del 1 de enero de 2015 y al 18% a partir de enero de 2016. Recordemos además que los trabajadores autónomos con rentas inferiores a 15000 euros pagan un tipo reducido del 15% desde el pasado mes de julio.

 Gastos deducibles en IRPF.

Se fija un tope de 2.000 € anuales en los gastos de difícil justificación. Además, aquellos profesionales autónomos que no coticen en el RETA sino en una mutua de previsión social alternativa a la Seguridad Social, podrán deducirse sus cuotas por contingencias comunes.

 Módulos 2015

Se mantienen los mismos módulos de IRPF e IVA que en el 2014, al igual que se mantiene la reducción general en el rendimiento neto del 5%.

 Requisitos para estar en módulos

La reforma fiscal contempla nuevas limitaciones para reducir el número de personas que pueden tributar por módulos. Aunque estaban inicialmente previstas para 2015, finalmente entrarán en vigor en enero de 2016, aun así es importante que los autónomos (empresarios individuales), afectados vayan preparándose para el cambio: lo la rebaja del umbral de exclusión con carácter general bajará de 450.000 a 150.000 euros de ingresos y de 300.000 a 150.000 euros de gastos o y quedarán excluidas de este método las actividades incluidas en las divisiones 3, 4, y 5 de la sección primera de las Tarifas del IAE a las que sea de aplicación en 2015 la obligación de retención al 1%, es decir, las actividades de fabricación y construcción (albañilería, fontanería, instaladores, carpintería, cerrajería, pintura…).

 Limitaciones a la estimación directa simplificada

A partir de 500.000 euros de facturación anual los autónomos deberán tributar en estimación directa normal del IRPF, lo que supone una reducción de 100.000 euros al límite para poder tributar por simplificada.

 IVA en la exportación de productos y servicios digitales a países de la UE.

Desde enero de 2015 los empresarios individuales y pymes que exporten productos o servicios digitales a la UE deben abonar el tipo de IVA vigente en el país de destino, es decir, en el que está ubicado el comprador de tus productos o servicios, en lugar de pagar el IVA del país de origen, como hasta ahora. Lo que evidentemente complica la tramitación del IVA de este tipo de ventas.

 Impuesto de Sociedades

Se va a producir una rebaja en dos fases de los tipos de gravamen del impuesto. Durante el 2015 se bajará del 30% actual al 28%. Ya en 2015 se reducirá hasta el 25%.

Esta reducción no afectará a las pymes, al mantenerse un gravamen del 25% para los primeros 300.000 euros de beneficio.

En entidades de nueva creación, excepto que tributen a un tipo inferior, aplicarán la siguiente escala 15% (hasta 300.000 € de Base Imponible) y el resto al 20%.

 Sociedades civiles

Como consecuencia de la modificación del Código de Comercio respecto de determinadas actividades ahora con objeto mercantil, se actualizarán tanto la Ley del Impuesto sobre la Renta, como la Ley del Impuesto sobre Sociedades, debido a que las sociedades civiles con objeto mercantil van a estar sujetas al Impuesto de Sociedades desde el 1 de enero de 2016, y por tanto ya no van a tributar como entidades en atribución por el IRPF.

 Fin de la deducción por mantenimiento de empleo

Se suprime la deducción del 20% para pymes y autónomos que mantienen el empleo.

Alberto Llamazares Galván (IG ASESORES)

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Régimen especial de recargo de equivalencia para el comercio minorista

Tal vez el título de este artículo te haya sonado a chino mandarín pero hoy, te vamos a aclarar qué es el régimen especial de recargo de equivalencia para el comercio minorista.

recargo equivalencia comercio

  • ¿Qué es?

El recargo de equivalencia es un régimen especial de IVA, obligatorio para Comerciantes Minoristas, personas físicas de alta en el Régimen especial de autónomos, que no realicen ninguna transformación en los productos que comercializan y que vendan al cliente final. También se aplica obligatoriamente a las comunidades de bienes y sociedades civiles.

  • Quién se puede acoger a este régimen especial de IVA?

Los comerciantes minoristas, persona física o sociedad civil o comunidad de bienes, cuando todos los socios o comuneros sean personas físicas.

No pueden estar nunca bajo este régimen de recargo de equivalencia la personas jurídicas (sociedades limitadas, anónimas…) que se dediquen al comercio al por menor.

  • ¿Cómo se aplica el recargo de equivalencia?

Cuando el comerciante minorista  compra a sus proveedores mercancías para poner a la venta,  paga directamente a éstos el recargo. Todos aquellos suministros o adquisiciones no destinadas a la venta no estarán sujetas al recargo de equivalencia y estarán sujetos al tipo de IVA que le corresponda.

Es obligación y responsabilidad del comerciante autónomo comunicar y acreditar a sus proveedores el estar sometido al régimen de recargo de equivalencia.

  • Tipos impositivos del recargo de equivalencia
Para mercancías sujetas al tipo general del IVA del 21% 5,20%
Para mercancías sujetas al tipo reducido del IVA del 10 % 1,40%
Para mercancías sujetas al tipo súper-reducido del IVA del 4% 0,50%
Para el tabaco 0,75%
  • Ventajas e Inconvenientes

Ventajas.- Se simplifica el trabajo administrativo.  Los comerciantes autónomos no tienen que presentar declaraciones de IVA, ni tienen obligación de llevar libros contables.  Salvo en el caso en el que se realicen adquisiciones intracomunitarias, en cuyo caso se deberá presentar liquidación trimestral de IVA, correspondiente a la fecha en que se realiza la operación.

Inconvenientes.-El mayor inconveniente es que el comerciante de este régimen especial no podrá deducir el IVA soportado en las adquisiciones, que será considerado mayor coste de adquisición de las mercancías.

No podrá deducirse el IVA soportado de las inversiones.

  • Actividades exentas a las que no se aplica este régimen especial.

Venta de vehículos de motor, embarcaciones, aeronaves, joyas y piedras preciosas, objetos de arte y antigüedades, prendas suntuarias, materiales para construcción, hierros y aceros no manufacturados y oro de inversión.

  • Ejemplos prácticos.

Se trata de un régimen sencillo, obligatorio que simplifica la tarea administrativa del pequeño comercio, sin embargo para nuevas iniciativas empresariales con una fuerte inversión en inmovilizado no es interesante acogerse a este régimen especial, optando mejor por la constitución de una sociedad y deducción del IVA soportado.

Ejemplos prácticos:

  • Tienda de ropa. Actividad sujeta a recargo de equivalencia.
  • Centro de estética, por el propio servicio de servicio de estética se le aplica el  Régimen General Simplificado, pero por la venta de productos de cosmética al consumidor final, está sometido al Recargo de Equivalencia.
  • Comercio de alimentación de venta productos delicatesen. Actividad sujeta a recargo de equivalencia.
  • Herboristería. Actividad sujeta a recargo de equivalencia
  • Vending. Actividad sujeta a recargo de equivalencia
  • Floristería. Actividad sujeta a recargo de equivalencia
  • Comercio minorista, en cuyo establecimiento el titular tiene, fotocopiadora, fax, etc., y presta servicios de fotocopias y envío de faxes.  Actividad sujeta a recargo de equivalencia.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

En qué condiciones son deducibles los gastos de viajes

Hoy queremos hablar en el blog sobre los gastos de viaje, pues, a muchos de vosotros os trae de cabeza saber cómo y cuándo son deducibles este tipo de gastos. ¡Empezamos!

gastos viajes

–       IMPUESTO DE SOCIEDADES.

 En el Impuesto de Sociedades las cantidades satisfechas por la empresa en cualquier concepto únicamente constituirán gasto fiscalmente deducible cuando se cumplan las condiciones legalmente establecidas de devengo, correlación de ingresos y gastos y justificación.

 En todo caso se deberá acreditar la realidad de la operación que genere el gasto por cualquier medio de prueba admitido en derecho, y la justificación del gasto prioritariamente mediante factura.

 El criterio fundamental en el Impuesto de Sociedades para la deducibilidad es que los gastos estén correlacionados con los ingresos.

 Respecto a las comidas con clientes, proveedores o trabajadores, el artículo 14 del Impuesto de Sociedades establece que no serán gastos fiscalmente deducibles las “liberalidades” (aquéllas en las que no se acredita la relación del gasto con la promoción de la actividad), pero matiza que no se incluyen en el concepto “liberalidad” los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores, ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa, ni los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes y prestación de servicios, ni tampoco –como hemos indicado anteriormente– los que se hallen correlacionados con los ingresos.

–       IVA.

En lo que respecta al IVA soportado de los gastos, la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido establece que es necesario cumplir los siguientes requisitos para que éste sea deducible:

  • Que los gastos estén vinculados a la actividad económica desarrollada. Los gastos deben ser necesarios para la obtención de los ingresos.
  • Que se encuentren convenientemente justificados.
  • Y aunque resulte obvio, deberán estar correctamente contabilizados.

En este sentido es importante disponer de una factura original completa como documento justificativo. Debe ser expedida por quien realice la entrega, numerada, fechada, con el lugar de emisión, con todos los datos fiscales, tanto del emisor como del receptor, con la descripción del concepto, la base imponible, el tipo impositivo aplicado, la cuota repercutida y la moneda en que se efectúa. No tendrá validez el ticket o factura simplificada, tan usual en los establecimientos hosteleros. Por tanto, el problema con el que nos vamos a encontrar en la mayoría de los casos es la falta de la justificación documental necesaria, es decir, la falta de factura completa.  Por tanto, si queremos deducirnos el correspondiente IVA soportado de este tipo de gastos, deberemos solicitar una factura completa que contenga los datos descritos.

Con facturas o justificantes que no cumplan con estos requisitos no será posible la deducción del IVA soportado, aunque el gasto tenga consideración de deducible en el Impuesto sobre Sociedades.

Otros tres aspectos a tener en cuenta son

–       Que sólo serán deducibles las cuotas del IVA español, no pudiendo deducirse las cuotas soportadas fuera del ámbito de aplicación del impuesto. Por tanto, las cuotas de IVA soportadas en otros Estados Miembros de la UE, o impuestos análogos fuera de la UE, no serán deducibles. En algunos países, como Alemania, existen mecanismos para que los empresarios no residentes soliciten la devolución del IVA soportado en su territorio.

–       Que la deducción del IVA debe realizarse antes de los cuatro años de la emisión de la factura o se perderá el derecho, y

–       Tercero, que el IVA será deducible en la proporción que el gasto este afecto a la actividad: Si un gasto se imputa al 50% a la actividad, el IVA correspondiente sólo será deducible al 50%.

Dicho esto, la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido  establece que no podrán ser objeto de deducción, en ninguna proporción, las cuotas soportadas como consecuencia de la adquisición de los siguientes bienes y servicios:

  • Joyas, alhajas, piedras preciosas…
  • Los alimentos, las bebidas y el tabaco.
  • Los espectáculos y servicios de carácter recreativo.
  • Los bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o a terceras personas. No tendrán esta consideración las muestras gratuitas y los objetos publicitarios de escaso valor definidos en el art. 7.2 y 7.4 de esta Ley…
  • Los servicios de desplazamiento o viajes, hostelería y restauración, salvo que el importe de los mismos tuviera la consideración de gasto fiscalmente deducible a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre Sociedades.

Con todos estos criterios dictados por la Administración y que no son del todo claros, nos encontramos con el dilema de saber cuándo el IVA soportado adquiere la característica de deducible o no. Analicemos concepto por concepto:

–       Gastos en hostelería y restauración

Son los gastos más habituales en la relación comercial. La norma establece que no serán deducibles las cuotas de IVA por gastos en atención a clientes, aunque, por otro lado, el artículo 96 establece que el IVA soportado en gastos de desplazamientos, viajes, hostelería y restauración es deducible si el gasto lo es en el Impuesto sobre Sociedades. Esto se ve como una contradicción.

Las comidas de trabajo en las que se invita a clientes, reúnen estas dos caras. Para que sean admitidas como gastos deducibles de las cuotas del IVA deben obedecer a relaciones públicas con clientes o proveedores, deben ser utilizadas como medio de promoción de la actividad y deben estar correlacionadas con los ingresos. El gasto en comidas de trabajo es uno de los más controvertidos, por lo que conviene limitarlo a la lógica de la actividad y dejar constancia siempre del motivo y comensales participantes. Además, cuando estos gastos se efectúan en fines de semana su aceptación por parte de la Administración tributaria se traduce en complicada. Y muy importante, solo podrá deducirse el IVA cuando dispongamos de factura completa que cumpla con todos los requisitos mencionados, cosa bastante complicada en este tipo de establecimientos.

Las comidas celebradas por la empresa con clientes o asalariados en periodos vacacionales o navidad, tienen la consideración de gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, y por tanto, se podrá deducir el IVA soportado, pero siempre que se documente con una factura justificativa completa, no sirviendo los tickets ni facturas simplificadas.

La misma situación se da con las comidas diarias de los trabajadores cuando vengan exigidas por el desarrollo de la actividad económica. Tienen la consideración de gasto deducible para el Impuesto sobre Sociedades, y por tanto, su IVA soportado será deducible, pero siempre cumpliendo el resto de los requisitos legales y reglamentarios: Factura completa y correcta contabilización. No obstante, no hay que olvidar que la normativa del IRPF establece las cuantías máximas exceptuadas de gravamen en el caso de gastos de manutención cuando se trata de gastos producidos por desplazamientos laborales, a través del régimen de dietas exentas.

Otro caso en el que el gasto se puede considerar fiscalmente deducible es el de las comidas abonadas al personal de una empresa subcontratada que realiza trabajos de nuestra actividad, siempre que se pueda probar que dichos gastos responden a los fines descritos, están debidamente justificados y se encuentran correlacionados con los ingresos. El IVA soportado, de igual manera, será deducible.

 

–       Desplazamientos o viajes

Siempre que el gasto de desplazamiento o viaje (avión y  tren, taxis, hoteles…) tenga carácter deducible en el Impuesto sobre Sociedades, cumpliendo el requisito de estar afecto a la actividad,  y acreditando su carácter profesional, la cuota de IVA lo será también, siempre disponiendo de la correspondiente factura acreditativa completa y procediendo a su correcta contabilización. De igual manera que en el caso anterior, este tipo de gastos en fines de semana es de difícil aceptación por la Administración tributaria.

Al igual que los importes abonados en concepto de comidas de los trabajadores de las empresas subcontratadas, los desplazamientos de éstos también serán fiscalmente deducibles, incluido el IVA soportado.

–       I.R.P.F.

 La Ley del I.R.P.F. califica como rendimientos íntegros del trabajo los sueldos y salarios, las remuneraciones en conceptos de gastos de representación y las dietas y asignaciones a gastos de viaje, excepto los gastos de locomoción y los normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería, con los límites que reglamentariamente se establezcan.

 Los requisitos para que los gastos de viaje no se consideren salario son:

 –       Que se dediquen a compensar los gastos del trabajador siempre que éste se desplace fuera del municipio de su lugar de trabajo, o del que constituya su lugar de residencia habitual para realizar su trabajo, y

–       Que las cantidades satisfechas se encuentren dentro de los límites reglamentarios. El exceso será considerado rendimiento dinerario y quedará sometido a retención y gravamen.

 En lo referente a los gastos de locomoción se exceptúan de gravamen las cantidades satisfechas por el empleador, sin incluir los desplazamientos del domicilio al trabajo, siempre que la cantidad satisfecha se encuentre dentro de los siguientes límites.

–       Cuando utilice medios de transporte público, el importe que se justifique mediante factura o documento equivalente,

–       En los restantes casos 0,19 € por Km recorrido más los gastos de peaje y aparcamiento justificados.

 Los gastos de estancia serán exentos por el importe que se justifiquen, mientras que en los de manutención tendremos que diferenciar si se ha pernoctado o no en municipio distinto. Cuando no se haya pernoctado los gastos exentos serán de 26,67 €, si el desplazamiento es en territorio español, y de 48,08 € si es en el extranjero. Cuando se pernocte los gastos exentos serán de 53,34 ó 91,35 € diarios, según se trate de desplazamiento dentro del territorio español o del extranjero.

 Todas las cantidades que superen esos límites serán considerados rendimientos dinerarios, por lo que se tendrán que tener en consideración para el cálculo de la retención, darán lugar al pago a cuenta del impuesto y deberán ser declarados en los modelos 111 y 190.

 Fuentes: –     Sgl@blog

–       Business Travel Magazine GEBTA (artículo de David Pérez Sotoca, Responsable del Área Fiscal en Tourism & Law Abogados).

Si te ha resultado interesante ¡compártelo!

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Cómo afectan las modificaciones fiscales a los emprendedores?

El gobierno español ha emprendido nuevas modificaciones fiscales que afectan a todos los contribuyentes, ya sean estos trabajadores, empresarios o emprendedores, y a todas las ciudades de la geografía española, desde La Rioja o Canarias a Ceuta y Melilla. ¿Qué modificaciones introduce la nueva legislación? ¿Cambian el iva y el IRPF?

dinero modificaciones fiscalesLa nueva reforma fiscal rebaja en dos fases los tramos del IRPF. Por una parte, bajará el tipo mínimo hasta el 19% y el máximo hasta el 47%. El descenso medio se situará en el 12,5%, pero para las rentas menores de 35.000 euros llegará hasta el 23%.

En cuanto a los autónomos y nuevos emprendedores, las retenciones profesionales se reducirán del 21% al 19%, aunque para aquellos de menor renta, es decir, los que tengan unos ingresos anuales inferiores a 12.000 euros, el tipo se fijará en el 15% y la reforma entrará en vigor en julio.

También se ha reformado el sistema de IVA por módulos. A partir de ahora solo permanecerán en este régimen quienes tengan como clientes a personas físicas y los que se dediquen a cierto tipo de actividades concretas. El resto tendrá que cambiar al régimen de Estimación Directa.

Asimismo, el Impuesto sobre Sociedades descenderá y se simplificarán las deducciones. El tipo de gravamen general pasará del 30% hasta el 28% en 2015 y al 25% en 2016. En las pymes se mantiene el régimen especial de entidades de reducida dimensión, con el tipo del 25% y otros beneficios como la libertad de amortización.

Por último, sólo subirá el IVA en el caso de los productos sanitarios, que tributarán al 21%. Esto se debe a una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y no a una decisión del gobierno. No obstante, se salvarán gafas, lentillas y productos para hospitales.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Necesitas un asesor para tu proyecto?

Crear una nueva empresa, realizar una óptima gestión de ella o simplemente darnos de alta como autónomos conlleva un proceso que ha de tratarse con especial cuidado y planificación: la definición estratégica y la gestión fiscal, contable y laboral.

buscar asesor emprendedores

Aunque nuestra principal recomendación es la de que recibas formación continua, como autónomo o como pyme debes decidir si eres capaz de realizar todo esto por ti mismo o es necesario buscar a alguien para que te apoye con estas tareas. Para ello vamos a plantearnos un par de cuestiones:

  • ¿Qué servicios de asesoría necesitamos para nuestro proyecto?
  • Consejos para elegir a nuestro asesor

¿Qué servicios necesitamos recibir?

El punto fundamental para escoger a nuestro asesor es conocer las especialidades de su cartera de servicios, pero previamente debemos evaluar las necesidades que tenemos y que necesitaríamos que fueran cubiertas.

 Las diferentes especialidades suelen ser:

  • Servicios fiscales:

Pueden ser:

  1. Altas y bajas en las obligaciones tributarias de personas físicas y sociedades, como en los listados de actividades profesionales.
  2. Gestión y planificación las obligaciones fiscales derivadas de la actividad según el régimen elegido: Estimación Objetiva o Estimación Directa.
  3. Algunos suelen incluir la realización y presentación de impuestos, la solicitud de aplazamientos o la asistencia ante una inspección fiscal.
  • Servicios laborales

Los servicios laborales incluyen:

  1. La gestión de trámites de altas y bajas en la Seguridad Social, de nóminas y de declaraciones y pagos a la Seguridad Social.
  2. Incluyen también el cálculo de retenciones a practicar a los trabajadores, la recomendación sobre convenios y asuntos relacionados con la prevención de riesgos laborales.
  • Servicios de contabilidad

Suelen ofrecer:

  1. La confección del libro de ingresos y gastos en el caso de los autónomos en estimación directa, de los libros de IVA y en el caso de sociedades, de los libros Oficiales de Contabilidad.
  2. Elaboración de balances.
  3. Elaboración de cuentas anuales o la planificación y puesta en marcha de la contabilidad de la empresa o negocio.
  • Servicios para sociedades

En el caso de que hayamos optado por la Sociedad como forma jurídica para nuestro negocio, tendremos necesidades especiales de gestión para su constitución, disolución, donación o sucesión.

  • Servicios Jurídicos

Los servicios jurídicos son muy recomendables tanto si tenemos una Sociedad (para la constitución de la misma, la elaboración de los estatutos o de los contratos entre los socios), como si hemos optado por ser profesional autónomo, ya que ofrece:

  1. Asistencia ante reclamaciones fiscales y administrativas o cualquier otro asunto concerniente a nuestro negocio.
  2. Gestión inmobiliaria.
  3. Adaptación e implantación de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), fundamental para el legal funcionamiento de nuestra empresa.

Claves para elegir a nuestro asesor:

Debemos tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de elegir a nuestro asesor ideal, para ello deberemos:

  • Estableceremos nuestras necesidades: Recuerda que cuanto menos tiempo tengamos que dedicar a la gestión fiscal o contable de nuestro negocio, mayores recursos podremos dedicarle a otros aspectos de nuestra empresa, como encontrar nuevos clientes o vender más.
  • Buscamos y comparamos entre diferentes ofertas e intentamos seleccionar aquellas que mejor se adapten las necesidades de nuestro negocio.
  • Buscamos un asesor que te explique las cosas, que nos aporte un valor añadido, consejos  u orientación que nos ayuden a mejorar nuestro negocio.  Y que lo haga de manera periódica, por propia iniciativa, no sólo cuando se lo pidamos.
  • Podemos hacer una pequeña investigación sobre la trayectoria de las empresas o los clientes con los que han trabajado.
  • Iniciamos una primera toma de contacto en la que podemos aclarar tus dudas sobre los servicios que ofrecen, cuáles son los plazos de entrega de documentación, el nivel de disponibilidad para solventar dudas o el precio final de los servicios de asesoría.

Finalmente, como punto importante a tener en cuenta antes de contratar definitivamente a nuestro asesor, podemos valorar el grado de afinidad que hay entre nosotros. Es recomendable que la comunicación sea fluida ya que, de ésta forma, podremos entender de forma sencilla aspectos complejos de la gestión de nuestro negocio y preguntar sobre cualquier cuestión con total confianza.

¿Te ha gustado? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!