Archivo de la etiqueta: laboral

El estrés laboral: Una realidad que puede mejorar

Publicado el

Etiquetado como: , , ,

estres laboral

“Estrés” es una palabra muy utilizada hoy en día. Al parecer, todos sufrimos de estrés, en el trabajo, en la casa, en el tráfico, estando con nuestras parejas, en los centros comerciales y pare de contar. Es una enfermedad que nos afecta a todos de distinta manera. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya califica al estrés como una epidemia mundial y aunque todos decimos estar estresados, muchas personas no tienen ni idea de lo que significa esta reconocida palabra. ¿Qué es el estrés? La RAE lo define como la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves. El estrés laboral podría llegar a generar irritabilidad, agotamiento físico y mental, reducción de la productividad, ansiedad y hasta depresión. Incluso puede afectar a todos los que nos rodean sin que nos demos cuenta.

Ahora que sabemos su verdadero significado, debemos aprender a evitarlo o, en su defecto, a manejarlo. Si la causa principal del estrés está directamente relacionada con un ambiente de trabajo hostil o por la falta de apoyo de algún superior, la mejor solución es la comunicación. Tener una buena comunicación con tu jefe es una excelente herramienta para poder evitar el estrés laboral. Ser sincero es siempre una buena opción en estos casos. Cuando sientas que estás bajo mucha presión o que te hace falta un poco de ayuda, siempre es mejor pedirla que no hacer absolutamente nada al respecto. También es necesario establecer estándares realistas tanto para usted como para los demás. Sus responsabilidades y criterios de desempeño siempre deben quedar claros al momento de aceptar un nuevo trabajo.

Además de intentar mejorar la situación en el trabajo, deberás prestar atención a los demás aspectos de tu vida. Debemos cuidar nuestra alimentación ya que cuando estamos estresados, tendemos a comer en exceso, casi siempre comida chatarra y, en su defecto, engordamos. De igual manera, debemos mantener una rutina de ejercicios diaria, lo cual no solo nos ayudará no solo a drenar el estrés, sino que también nos ayudará a estar de mejor humor. Además, tomar descansos de 10 minutos al menos tres veces durante la jornada laboral puede marcar la diferencia en un día ajetreado. Caminar por los pasillos, conversar con colegas acerca de temas no relacionados con el trabajo o simplemente cerrar los ojos y relajarse por un momento logrará un equilibrio saludable durante el día laboral.

Estos consejos pueden ayudarlo a tener una vida más saludable, sin embargo, depende de cada quien ponerlos en práctica y darse cuenta de que el trabajo no lo es todo. Sí, es cierto que nuestro trabajo y carrera son partes muy importantes de nuestras vidas, nos proveen de nuestros ingresos y nos ayudan a forjar metas personales. Sin embargo, si algo nos sucede como consecuencia del estrés, ¿quién quedará para hacer ese trabajo? La salud siempre debe prioridad en todas nuestras vidas, ¡a poner estos consejos en práctica!

Fuente:

Lic. Vanessa Fardi / NEUVOO

Team Leader US/CA/LATAM

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Comerciales: ¿relación laboral o relación mercantil?

“Me han ofrecido ser comercial, pero ¿es un trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena?” La respuesta no es sencilla y realmente hay que analizar la verdadera naturaleza de esta relación, bien sea mercantil o laboral y si realmente nos encontramos ante un agente comercial o ante un representante de comercio.

imagen relación laboral o relación mercantil

La dificultad en las actividades comerciales radica en encajar adecuadamente cada una de las figuras distintas que podemos encontrar dentro de ese amplio concepto. Todos tienen un denominador común que es el de promocionar productos o servicios por cuenta de otros, interviniendo en las operaciones mercantiles que resultan entre las empresas principales y los clientes. Así, la actividad comercial puede encajar en las siguientes tres opciones como:

  • contrato laboral común u ordinario.
  • relación especial de representantes de comercio.
  • agente mercantil.

Para delimitar si una determinada actividad comercial está sujeta a una relación laboral o mercantil se deben analizar las siguientes notas:

  1. Asunción o no del buen fin de la operación comercial. En este caso si la persona que se dedica a la actividad comercial responde del buen fin de la operación, estaríamos claramente ante una relación mercantil.
  2. Personalidad del trabajo. La prestación de la actividad por personas físicas plantea la posibilidad laboral o mercantil, sin embargo si es prestada por personas jurídicas estamos siempre ante una relación mercantil.
  3. Dependencia. La dependencia y su intensidad es lo que va a determinar las diferencias básicas entre trabajador comercial con contrato laboral común, representante de comercio o agente comercial. De esta manera si el comercial está incardinado en la esfera organizativa del empresario, y es éste quien determina de forma directa como se debe realizar la actividad – asignación de zona, fijación de horarios- estaríamos ante una relación laboral ordinaria. Sin embargo si la nota de dependencia es mucho más atenuada y tiene un importante grado de autonomía laboral funcional, podríamos hablar de representante de comercio. En los agentes comerciales esa dependencia es prácticamente inexistente, el empresario no interviene en la forma de trabajador del agente comercial.

Aunque la ley 12/1992, de 27 de mayo Sobre Contrato de Agencia, aclaró ciertas dudas delimitando la figura del Agente Comercial – ver Artículo 2- la frontera entre ésta figura y la de representante comercial sigue siendo en ocasiones dudosa, por ejemplo agentes comerciales a los que se exige un control y seguimiento de su rendimiento, o representantes de comercio con total libertad de horarios y de organización…

Otros dos aspectos en este ámbito a tener en cuenta son:

  1. La figura del distribuidor. Aquí nos alejamos de las figuras anteriores. Aquí el empresario asume riesgo sobre la mercancía, puesto que ya no media entre fabricante y comerciante, sino vende directamente el producto. Es un comercio mayorista y no hay dudas sobre un encuadre jurídico.
  2. La figura del “falso autónomo”. Tan conocida y comentada se trata de revestir bajo una forma mercantil una relación claramente laboral. La clave de esta figura es la dependencia. Obviamente es una situación peligrosa para la empresa contratante, pues se considera fraude a la Seguridad Social con lo que ello conlleva.

En caso de que tengas inquietudes por crear tu propia empresa, puedes ponerte en contacto con el servicio de creación de empresas de la Federación de Empresarios de La Rioja (FER). Te ofrecerá asesoramiento y apoyo para resolver las dudas que puedas tener, así como en la determinación de la forma jurídica, elaboración de tu plan de negocio, ayudas etc..

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!