Archivo de la etiqueta: RETA

Prestaciones de Seguridad Social para los Autónomos

Es una duda muy habitual entre los autónomos conocer qué prestaciones ofrece la seguridad social para este colectivo y qué contingencias están cubiertas con el pago mensual del recibo de autónomos.

mujer-embarazada

En primer lugar comenzaremos por exponer cuáles son los requisitos generales para acceder a las prestaciones:

  • Afiliados y en alta, o situación asimilada
  • Al corriente de pago de las cuotas (en el caso de no estar al corriente existe un mecanismo de invitación al pago).

Prestaciones (obligatorias), surgen de la cotización por contingencias comunes

La acción protectora de los trabajadores autónomos comprenderá en todo caso:

La asistencia sanitaria, que estará a cargo del Servicio Público de Salud (si bien el pago de la prestación por situación de Incapacidad Temporal (en adelante, IT) se realizará a través de las Mutuas Colaboradoras), por ello desde el año 2008 se debe formalizar la cobertura de la misma con una Mutua Colaboradora de la Seguridad Social.

Prestaciones Económicas:

  1. IT. Cuantía: 60% de la base reguladora del 4º al 20º día en adelante. Para el cobro de la misma es necesario tener cotizados 180 días en los últimos 5 años.

Riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural

Maternidad

Paternidad

Cuidado de menores enfermos

Incapacidad Permanente

Jubilación

Muerte y supervivencia y familiares por hijo a cargo.

En general las condiciones de acceso a las mismas, son similares al Régimen General, y en algún caso pueden darse particularidades, como por ejemplo la posibilidad de optar por una prestación de maternidad a jornada parcial (a un 50%).

Es importante conocer que los autónomos en situación de pluriactividad (es decir cotizando a la vez en régimen general y en RETA), podrán optar por dar cobertura a través del régimen especial de autónomos o renunciar a ella.

Luego existen una serie de Prestaciones (optativas) que van en función de si se cotiza por ellas o no.

En caso de dar cobertura a las contingencias profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional), la asistencia sanitaria la llevará a cabo las mutuas colaboradoras y la prestación por IT consistiría en el 75% desde el día siguiente de la baja, sin que se exija un periodo mínimo de cotización. Es importante destacar que el concepto de accidente laboral cambia, y que por lo general se excluye el accidente in itinere.

En el caso de dar cobertura a través del régimen especial de autónomos al Cese de Actividad, se podrá dar Prestación por Cese de Actividad, y también se realizará el pago a través de la Mutua Colaboradora. Es una prestación de carácter temporal, y se exige el cumplimiento de bastantes requisitos, comenzando por demostrar pérdidas superior al 10% de los ingresos en un año completo excluido el primer año de actividad.

Evidentemente las prestaciones varían mucho en función de la cotización que se realice, por ello es importante analizar previamente las coberturas a realizar y la base a escoger.

Esperando que esta información os sea de utilidad, os enviamos un cordial saludo,

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

La habitualidad en el Régimen de Autónomos

Cuando un emprendedor inicia una aventura empresarial debe cotizar a la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Sin embargo, hay una excepción a esa regla que posibilita realizar una actividad por cuenta propia sin tener que pagar el RETA. Muchos emprendedores nos preguntan si es posible no pagar inicialmente el RETA porque sus beneficios van a ser escasos o incluso negativos. Vamos a trata de dar luz a este controvertido asunto.

habitualidad regimen autonomos

Regulación legal

Acudimos al Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, por el que se regula el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos. En su artículo 2.1 podemos leer:

“1. A los efectos de éste régimen especial, se entenderá como trabajador por cuenta propia o autónomo aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas.”

La clave del asunto está en la palabra habitual, puesto que el resto de requisitos son perfectamente entendibles. ¿Qué se entiende por habitualidad? El legislador no aclara el concepto y ha tenido que ser la jurisprudencia quien lo interpreta pero sin olvidar que las sentencias hacen referencia a un caso concreto, así que no se puede generalizar. Se entiende como habitual aquella actividad realizada de una forma continua y estable, pero a partir de esta afirmación se abre un amplio abanico de casos que vamos a tratar de sintetizar.

El criterio económico

Por culpa de la jurisprudencia citada se ha extendido la siguiente conclusión: tener unos beneficios pequeños o incluso negativos es motivo suficiente para no pagar el RETA. Pero la culpa no son esas sentencias, sino la interpretación que se hace de ellas. Es cierto que muchas veces se decide la habitualidad o no por criterios económicos pero solamente cuando no haya pruebas que no digan lo contrario.

La ley no habla en ningún momento del montante económico, pero los jueces establecen que a falta de pruebas concluyentes de si una actividad es habitual o no, se acude a ese criterio económico como indicio o pista de la habitualidad. Nunca como criterio inicial para determinarlo, sino como criterio final a falta de otros. Si yo empresario no puedo acreditar la “no habitualidad” pero la administración tampoco puede acreditar lo contrario, el juez se puede decantar por criterios económicos.

Y todo viene a raíz de la Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 29 de octubre de 1997. La sentencia aclara que la habitualidad se debe regir por motivos temporales, pero que a falta de concretar éstos, se puede usar de forma subsidiaria el montante económico. Y pone el límite en el salario mínimo interprofesional.

La conclusión es clara: solo podemos acudir a un criterio económico cuando la habitualidad no se pueda demostrar por criterios temporales. El criterio dominante es y debe ser el temporal y es ahí donde debemos centrar nuestros esfuerzos a la hora de defender nuestra “no” alta en el RETA.

Existe mucha jurisprudencia al respecto. Sentencias que reconocen que pese a no tener beneficios económicos hay que cotizar en el RETA puesto que la actividad exige una dedicación continuada. Y sentencias donde no se exige la cotización pese a reportar grandes beneficios puesto que la actividad es atemporal. Como en otros ámbitos, hay que estudiar caso por caso y no extrapolar situaciones parecidas.

Cómo demostrar la no habitualidad

Si yo decido no darme de alta en el RETA, tengo que tener claro que puedo demostrar la falta de habitualidad, de lo contrario me expongo a una regularización de mi situación incluso a una posible sanción.

Hay motivos que ayudan a demostrarlo. Por ejemplo, si tengo otro trabajo por cuenta ajena a tiempo completo, o si estoy estudiando, o si resido en un lugar diferente al que se realiza la actividad. La carga de la prueba siempre está en el trabajador, así que es algo a estudiar antes de tomar una decisión. También es sencillo en actividades de temporada, siempre que la actividad esté cerrada o sin actividad en determinados periodos del año.

Existe también la posibilidad de solicitar la exención en el RETA a la seguridad social. Vale con presentar un escrito explicando la situación y esperar a una contestación por parte de la Tesorería. Sin embargo, las situaciones son muy cambiantes y lo que hoy puede eludirme del pago del RETA puede no valer para mañana si la situación del negocio cambia. Por tanto, obtener una exención no es algo vitalicio y habrá que ir revisando mi situación para ver si procede el alta o no en el RETA.

Nueva regulación legal

Actualmente se está trabajando en una reforma del Estatuto del Trabajador Autónomo. Una de las reformas afecta directamente al concepto de habitualidad. La norma actual del año 1970 exige una adaptación a la realidad actual. Conviene aclarar de forma legal ese concepto de habitualidad evitando criterios subjetivos y basando el alta o no en el RETA en criterios más objetivos.

En la reforma prevista está la posibilidad de eliminar el concepto de habitualidad y legalizar el criterio económico como base para establecer o no la obligación de cotizar en el RETA. De esa forma no habrá lugar a interpretación de la norma. Pero no está claro que pueda entrar en vigor, al menor de forma tan categórica.

El proyecto iba a ver la luz durante el 2017 pero las últimas noticias parecen retrasarlo hasta el año 2018. Veremos si de una vez por todas se establecen unos criterios que no den lugar a dudas en aras de una mayor seguridad jurídica para el emprendedor. Hasta entonces, desde EMPRENDERIOJA trataremos de dar una solución a cada caso concreto puesto que en este asunto no se puede generalizar.

Alberto Mesas. LINEA GESTION

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Reformas pendientes en España respecto al régimen especial de trabajadores autónomos

Además de la tramitación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo -que entrará en vigor en breve- se ha creado en el Congreso de los Diputados de España una Subcomisión en la Comisión de Empleo que va a evaluar las posibilidades de una reforma completa del Régimen Especial del Trabajador Autónomo (RETA).

trabajadores-hablando_1150-98

Dicha comisión ya ha avanzado que analizará proponer las siguientes medidas:

  • Eximir del pago de cuota a los autónomos cuyos ingresos no superen el Salario Mínimo Interprofesional (655,20 €/mes; 9.172,80 €/año -14años-).
  • Flexibilizar las cotizaciones de los autónomos que trabajen a tiempo parcial o de forma esporádica -no habitual-.
  • Compatibilización de la pensión por jubilación con el trabajo autónomo -cuestión que ya se permite con el cobro del paro-.
  • Contabilización de toda la vida laboral -por cuenta propia y ajena- para el cómputo de la jubilación de los autónomos.
  • Equiparación de las prestaciones entre autónomos y asalariados. Por ejemplo:
  • Agilizar tramitación y extender aplicación y duración de la prestación por cese de actividad para que sea similar a la prestación por desempleo de los trabajadores por cuenta ajena.
  • Creación de un subsidio por cese de actividad para aquellos autónomos que hayan agotado su prestación por cese de actividad.

¿Qué otras medidas espera el colectivo de autónomos con gran expectativa?:

  • Diseño e implementación de un sistema de cuotas progresivo, ajustando los ingresos reales del autónomo al sistema de cotización. En la actualidad el sistema favorece a los autónomos con elevado nivel de ingresos.
  • Mayor regulación del autónomo económicamente dependiente (TRADE), una figura que, en determinados ámbitos, como el periodismo y el sector seguros, es muy habitual. El objetivo en este capítulo sería evitar los denominados “falsos autónomos”.

Todas estas medidas redundarían, en definitiva, en una reducción de la brecha a nivel de obligaciones, derechos y prestaciones sociales entre el colectivo de los autónomos respecto al colectivo de los asalariados.

  • Finalmente hacemos hincapié en la necesidad de medidas para la consolidación de nuevos negocios emprendidos por autónomos, de cara a reducir las cifras de empresas de este perfil que cierran antes de sus primeros 5 años de vida.

Estaremos atentos a lo que las nuevas reformas legales nos deparan…

¡En Emprenderioja te mantendremos informado!…

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Tarifa plana de 50 euros para autónomos societarios

Una de las medidas más populares para favorecer el emprendimiento ha sido la Tarifa Plana de 50 euros aplicables a nuevos autónomos. Sin embargo, no todos los trabajadores autónomos que inician su aventura empresarial pueden obtener dicha bonificación. La Seguridad Social niega ese derecho a los emprendedores que deciden crear una entidad mercantil ( SA, SL…) y que tienen que encuadrarse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos ( RETA).

tarifa plana autonomos

En primer lugar, debemos entender cuando un trabajador dentro de una entidad mercantil debe cotizar por el RETA. Como este tema ya fue tratado anteriormente, nos remitimos al artículo anterior para saber el encuadre laboral de los socios en una sociedad mercantil.

Una vez que sabemos cuándo cotizar por el RETA, veamos lo que la Ley dice sobre la aplicación o no de la Tarifa plana. La cuota de 50€ fue introducida por la el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo. Aunque inicialmente solo era para ciertos colectivos, cambios normativos posteriores ampliaron la medida a todos los nuevos emprendedores. ¿A todos? Pues no. Aunque la Ley no especifica nada de forma expresa sobre los autónomos societarios, la Seguridad Social desde el principio ha negado tal bonificación mediante normas internas donde su argumento se basa en aplicar la tarifa de forma exclusiva a “trabajadores por cuenta propia que causen alta inicial en su condición de titular del negocio o industria”, es decir, exclusivamente a personas físicas.

La medida no solo es injusta, sino que va en contra del espíritu de la Tarifa Plana, puesto que la intención es potenciar el autoempleo y, sin embargo, se niega tal posibilidad dependiendo de la forma jurídica elegida.

Pero hay un hecho posterior que hace tumbar la tesis de la Seguridad Social, o al menos genera una duda razonable con sólidos argumentos jurídicos. En el año 2015, las medidas de apoyo al emprendedor se integran en el Estatuto del Trabajador Autónomo, es decir adquieren rango de ley. Y esta ley en su artículo 1 define su ámbito de aplicación y podemos leer que el Estatuto sea aplica a “Quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla, en los términos previstos en la disposición adicional vigésima séptima del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio”. Es decir, si los autónomos societarios están amparados por el Estatuto del Autónomo y la Tarifa Plana es una medida dentro de esta ley, la conclusión es que sí deberían tener derecho a la Tarifa Plana.

Pese a todo este argumento legal, la Seguridad Social sigue negando la aplicación de la Tarifa Plana. Sin embargo, muchos emprendedores han iniciado una batalla judicial contra la Administración y las primeras sentencias han sido positivas, es decir, han reconocido el derecho a poder aplicar la Tarifa Plana y ha obligado a la Seguridad Social a devolver las cantidades cobradas. Pese a estos fallos judiciales, la administración no ha cambiado de criterio.

En los próximos meses, seguro que tenemos más fallos judiciales a favor de los emprendedores, y llegará el momento en que la Seguridad Social cambiará de opinión, pero mientras tanto ¿qué se puede hacer?

Pues la única posibilidad es recurrir la resolución de alta en Seguridad Social y posteriormente continuar judicialmente contra esa resolución injusta, pero además carente de base jurídica. Por tanto, nuestro consejo es recurrir y pleitear. Por internet, hay varios despachos que ayudan de forma gratuita a interponer esos recursos administrativos.

Así que animamos a luchar contra esta injusticia y a intentar acceder a la Tarifa Plana de los 50€ pese que seamos autónomos societarios, algo que seguramente se corrija en el futuro pero que está perjudicando a muchos emprendedores.

Alberto Mesas Gil (Línea Gestión)

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Emprender generando contenidos a través de la web 2.0

monetizacion contenidos

Foto: Pixabay

Cada día son más los emprendedores que utilizan las ventajas que ofrece la web 2.0 para explotar su negocio especialmente a nivel comercial, bien sea obteniendo visibilidad, creando imagen de marca, u obteniendo un buen posicionamiento on-line…. Sin embargo también es posible generar negocio utilizando para ello la tecnología 2.0. Cada día aumentan los emprendedores que pasan por nuestro servicio y cuyo modelo de negocio se centra en ofrecer sus servicios a través de internet y facturan por ello, a través de publicidad incorporada en su página web o también a través de visitas a su canal de youtube.

La generación de contenidos de interés y su difusión a través de la plataforma Youtube es un negocio al que cada día se apuntan más emprendedores. Éste modelo de negocio se centra en la publicidad, y como todo negocio en internet, el secreto reside en el tráfico, es decir, en el número de reproducciones que tiene nuestro vídeo.

Seguramente la escasa inversión inicial con la que se puede iniciar este tipo de negocios y la posibilidad de que cualquier persona pueda subir sus vídeos de forma gratuita a esta plataforma hacen muy atractivo emprender a través de este medio, si bien es necesario invertir mucho tiempo en realizar las grabaciones con calidad, y sobre todo ser constante, creativo y actualizar los vídeos con cierta regularidad.

Pero, ¿Cómo regularizo los ingresos que obtengo?

 En primer lugar hay que tener claro que los ingresos que obtengas serán por publicidad, y que por tanto el volumen de los mismos vendrá dado por el número de visitas que obtengas, cuanta más gente visualice tus vídeos mayores ingresos por publicitarios obtendrás.

1-     El primer paso que deberás dar es darte de alta  en la Agencia Tributaria en tu epígrafe de Actividad (IAE). Si el pagador es Google Irlanda, deberás darte de alta en un registro de Operadores Intracomunitarios, ya que este tipo de operaciones no están sujetas a IVA.

2-     Darse de alta en RETA, Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. La Seguridad Social dice que trabajador por cuenta propia es aquél que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo. Ahora bien, ¿qué ocurre con aquellas personas que  perciben unos ingresos mínimos por esta vía?, ¿tienen la obligación de darse de alta como autónomos también? Pues ahí la SS tiene en cuenta si la actividad se realiza de forma habitual y no marginal. Por lo que si esta actividad no tiene ingresos suficientes, pero la realizamos con cierta habitualidad…, tendremos que estar dados de alta en el RETA y pagar los autónomos.

Recientemente la empresa Anna Recetas Fáciles – www.annarecetasfaciles.com- ha resultado premiada con el 1º premio del Concurso Fer Emprende 2015. Anna María Terés es una emprendedora que se inició en este mundo con sus tutoriales de recetas de cocina, que han recibido miles de visitas.  Es un claro ejemplo de cómo se puede generar un negocio a través de internet y obtener un rendimiento de ello.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Ser profesional y no darse de alta en el RETA. Régimen alternativo: Mutualidades de Profesionales

retaHoy os vamos a hablar de una alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Y es que, aunque la mayoría de las personas creen que para ejercer una actividad, la única posibilidad que existe es darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (en adelante RETA), para ciertos colectivos (básicamente profesionales adscritos a un Colegio Profesional) esto es una opción, ya que pueden elegir entre darse de alta en el RETA, o darse de alta en la mutualidad de previsión social dependiente de su Colegio Profesional.

Esto es así, por ejemplo, para médicos, abogados, arquitectos, procuradores…

¿Y qué es una mutualidad?

Una mutualidad es una entidad sin ánimo de lucro en la que se asocian los profesionales de manera voluntaria para ayudarse mutuamente.

¿Qué cubre?

Cubren las prestaciones que habitualmente cubre la Seguridad Social para los autónomos, las prestaciones por jubilación, la viudedad, la incapacidad laboral transitoria…

En la propia web de la seguridad social ya nos dicen que “Quedan exentos de la obligación de alta en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, los colegiados que opten o hubieran optado por incorporarse a la Mutualidad de Previsión Social que pudiera tener establecida el correspondiente Colegio Profesional, siempre que la citada Mutualidad sea alguna de las constituidas con anterioridad a 10 de noviembre de 1995”

Es importante recalcar que si el profesional en el momento de alta opta por el RETA, ya no podrá optar por ser mutualista, como régimen alternativo al RETA, ya tendrá que abonar la cuota de autónomos hasta que finalice el ejercicio de su profesión, sin perjuicio de que pueda acceder a otros productos de ahorro o aseguramiento que le faciliten a través de la mutua que le corresponda.

Ocho, son las mutualidades que cumplen el requisito de estar constituidas con anterioridad al 10 de noviembre de 1995, y que por tanto pueden ofrecer esa alternativa a sus colegiados y son:

  • Mutualidad de Previsión Social de aparejadores y arquitectos técnicos.
  • Mutualidad General de Previsión de los gestores administrativos.
  • Mutualidad General de la Abogacía
  • Mutualidad General de Previsión de los químicos españoles.
  • Mutualidad de Previsión Social de los procuradores de los Tribunales de España.
  • Mutualidad de Previsión Social de peritos e ingenieros técnicos industriales
  • Hermandad Nacional de Previsión Social de arquitectos superiores.
  • Mutual Médica

Hay que tener en cuenta que aunque no gocen de incentivos como las bonificaciones establecidas para nuevas altas en la Ley de Emprendedores, cuentan con la ventaja que al configurarse como sistemas de previsión social privados, de tal manera que lo que uno aporta es para el cobro de su propia prestación. No está sujeto a la regla de “reparto” sobre el que se sustenta el Sistema de Seguridad Social en España.

Además las mutuas han conseguido importantes avances en los últimos años en lo que se refiere a equiparación de derechos, ya que hoy en día se puede capitalizar el paro para pagar las cuotas de la mutua, y porque se puede optar a recibir asistencia sanitaria del sistema público (esto último limitado a aquellos mutualistas con ingresos inferiores a 100.000 euros) en vez de seguros médicos privados.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

4 Claves para comprender la cotización en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA)

En el post de hoy, vamos a abordar, cuatro claves para entender cómo funciona la cotización en este régimen especial.

Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos

Foto: Pixabay

La mayoría de los usuarios que acudís al servicio de asesoramiento de la FER queréis que os digamos cuánto os va a suponer la cotización a este régimen especial. Porque ya sabéis que cuando adquiráis la condición de autónomo pasáis a ser responsable del ingreso de las cuotas, y que tenéis obligación de cotizar.

En este sentido informaros que las cifras que os facilitamos en nuestro asesoramiento individual siempre son aproximadas, ya que las cuotas no son fijas para todas las personas. Lo primero que tenemos que tener claro es que las cantidades a ingresar en la Seguridad Social, llamadas cuotas, se calculan aplicando el tipo a la base de cotización. Y la base de cotización en este Régimen Especial será la elegida por el trabajador entre las bases mínima y máxima que le correspondan.

Para este año 2015, la base elegida se situará entre:

-884,40 euros mensuales (BASE MÍNIMA)

-3.606,00 euros mensuales (BASE MÁXIMA)

Aquí debemos tener en cuenta, que existen excepciones y especialidades, y que esa cuota mínima se ve incrementada y esto ocurre cuando el autónomo se acerca a los 47 años.

Una vez escogida una base de cotización, se puede solicitar un cambio hasta dos veces al año, pero siempre ha de realizarse antes del 1 de abril (y tendrá efectos a partir del 1 de julio) y antes del 1 de octubre (y tendrá efectos a partir del 1 de enero).

A esa base le tendremos que aplicar los distintos tipos de cotización. En este sentido, es necesario saber que desde el 1 de enero de 2008,la cotización por INCAPACIDAD TEMPORAL (en adelante I.T.) tiene carácter obligatorio para los autónomos, y la opción deberá formalizarse con una mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social en el momento de causar alta en el RETA. Única y exclusivamente podrán optar por cubrir esta contingencia de manera opcional, aquellos trabajadores autónomos con derecho a la prestación por incapacidad temporal en otro régimen de Seguridad Social en el que también se encuentren en alta en tanto se mantenga su situación de pluriactividad, y aquellos que estén encuadrados en el Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios.

La cobertura de las contingencias de ACCIDENTE DE TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES (en adelante A.T. y E.P.) en el RETA tendrá carácter voluntario, excepto para los trabajadores autónomos dependientes y para aquellos que estén obligados a formalizar dicha protección por desempeñar una actividad profesional catalogada con un alto índice de riesgo de siniestralidad. Esta cobertura se formaliza con la misma mutua que se ha elegido para la cobertura por IT. Y en este punto, es necesario indicar que todos aquellos que están obligados a cubrirse con las coberturas de A.T. y E.P. no están obligados, a día de hoy, a tener cubierta la contingencia por CESE DE ACTIVIDAD.

Finalmente, es necesario indicar que todos aquellos trabajadores que no tengan cubiertas las contingencias de A.T. y E.P., tendrán una cotización adicional del 0,1% para la financiación de las prestaciones por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.

¿Y cuáles son los tipos de cotización?

Durante el año 2015 en este Régimen Especial, los tipos de cotización serán:

– Con INCAPACIDAD TEMPORAL: 29,80%

– Sin INCAPACIDAD TEMPORAL: 26,50% (en casos de pluriactividad)

– Con INCAPACIDAD TEMPORAL+CESE DE ACTIVIDAD: 29,30%*+2,20%

*Conforme a la Ley 32/2010 de 5 de agosto por la que se establece un sistema específico de protección por cese  de actividad para los trabajadores autónomos que tuvieran cubiertas las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, el tipo de cotización establecido para la cobertura de la referida contingencia es del 2,20%. Los trabajadores autónomos acogidos al sistema de protección por cese de actividad tendrán una reducción de 0,50% en la cotización por la cobertura de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

– Con INCAPACIDAD TEMPORAL+CESE DE ACTIVIDAD+ ACCIDENTES DE TRABAJO Y

ENFERMEDADES PROFESIONALES: 29,30%*+2,20% + TARIFA DE PRIMAS DE AT Y EP**.

En resumen, la cotización mínima con carácter general para un Autonómo en este ejercicio, que no opte por A.T. y E.P. ni cese de actividad, y que no esté en situación de pluriactividad, que sea menor de 47 años, será el resultado de: 884.40 x (29,80% (I.T.)+ 10%(Maternidad y Parternidad))=264,44 euros.

Para finalizar, simplemente recordar que este trámite de afiliación se realiza en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Esperando que esta información haya sido de vuestro interés, nos despedimos hasta el próximo post.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos cuando los ingresos son bajos

¡Hola a todos!, cada vez son más los asesorados que acuden al servicio comentándonos la posibilidad de darse de alta en Hacienda y no en la seguridad social, porque van a formalizar un contrato de prestación de servicios o porque van a iniciar una actividad, y sus estimaciones de ingresos son muy bajas. En concreto inferiores al salario mínimo interprofesional.

¿Qué ocurre en estos casos? ¿Es obligatorio darse de alta? ¿Puedo darme de alta única y exclusivamente en Hacienda sin tener que asumir ningún tipo de irregularidad?

RETA

A ver, vayamos por partes. Esto no es una cuestión de ciencia exacta, y pueden existir ciertos casos, en los que pueda darse que una persona esté dada de alta únicamente en Hacienda sin cometer ninguna irregularidad, pero hemos de dejar claro, que esto es la excepción a la regla general.

El artículo 2.1. del Decreto 2530/70, de 20 de agosto, define como trabajador autónomo a aquél que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo sin sujeción por ella a contrato de trabajo . Como vemos, en ningún momento la norma hace alusión a la cuantía de los ingresos, y el criterio que regula la cotización, viene dado por el concepto de habitualidad, un concepto que jurídicamente es bastante “abstracto”…porque ¿qué se entiende por habitual? Dos horas a la semana, una hora al día…. Bien es cierto, que la idea de habitualidad para la Seguridad Social – porque existe jurisprudencia al respecto- puede quedar configurada como sinónima de profesionalidad, lo que debe llevar a excluir del campo de aplicación del RETA a todos aquellos que aun ejerciendo una actividad económica lucrativa, lo hacen con un carácter ocasional o de marginalidad que deriva de su escasa entidad, en razón al tiempo dedicado y a la ganancia obtenida…pero estamos hablando de jurisprudencia. Siguiendo lo establecido en la norma, la regla general es darse de alta independientemente de los ingresos a obtener.

En cualquier caso, es la Tesorería General de la Seguridad Social quién debe comunicarnos si nuestra actividad es habitual o no, y por ello el procedimiento a seguir para cumplir con la normativa actual sería:

1. Solicitar el alta en Hacienda, a través del modelo 036 con su epígrafe/s correspondiente/s del IAE (Actividad Económica).

2. Una vez cursada el alta, prepararemos un escrito dirigido a la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, en nuestro caso de La Rioja, al que adjuntaremos nuestro alta en Hacienda. En este escrito explicaremos con detalle, cuál es nuestra fuente de ingresos principal, y es muy importante estimar la cantidad mensual de dinero que nos reportaran estas actividades, así como el tiempo en horas mensuales que dedicaremos.

En un corto plazo de tiempo (10-15 días) la TGSS nos va a responder si nos exime de cotizar en autónomos o no. Lo normal es que si la estimación de ingresos es baja (supongamos unos 350 euros al mes), y la dedicación en horas también es baja, por ejemplo 45 horas al mes, y además contamos con un trabajo como fuente principal de ingresos no se nos exija el alta en autónomos. Aunque bien es cierto, que con los incentivos aprobados para las nuevas altas a través de la Ley de Emprendedores, puede ocurrir que la predisposición para otorgar este tipo de exenciones por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social quizás sea menor.

¿Qué ocurre si mis ingresos son bajos (inferiores al SMI) y decido única y exclusivamente darme de alta en Hacienda? Bueno lo que ocurre es que en principio estás en una situación irregular y podrían sancionarte. Si bien es cierto que tendrías fundamento para recurrir la sanción apoyándote en una sentencia del Tribunal Supremo, STS del 29 de octubre de 1997, que sienta doctrina jurisprudencial, aunque debes saber que la decisión última siempre dependerá del juez que estudie tu caso.

Esperamos que esta información resulte de vuestro interés. ¡Hasta pronto!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Trámites para montar un negocio online

tramites tienda online

Para crear un comercio de venta online en Internet, ya sea en La Rioja, Bilbao o en Madrid, los emprendedores deben tener claro tanto la idea como los objetivos a conseguir. A partir de esto, deberás aprender a conocer los trámites a seguir para gestionar un comercio online. Los trámites que, como todos los autónomos, tienes que considerar son:

1. Darte de alta en la Seguridad Social como autónomo.
2. Darte de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, declaración censal, declaración previa de inicio de actividad e IVA. Como inscrito en el RETA, debes pagar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Respecto a los requisitos específicos que regulan la venta online:

3. Debes tener en cuenta la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico o LSSI que es la que determina la publicación de una serie de datos e información sobre la empresa para la seguridad de los clientes, como, por ejemplo: el nombre o denominación social, el domicilio social de la empresa, la dirección de correo electrónico, el número de identificación fiscal, los datos de inscripción en el registro mercantil o profesional, etcétera.
4. También debes tener en cuenta la Ley de Protección de Datos. En general, cualquier negocio online trata con datos personales de los clientes, y, por tanto, como el resto de empresas sean grandes negocios o pymes, se encuentra obligado a cumplir con esta Ley, a través del alta ante la Agencia de Protección de Datos.
5. Debes cumplir con la Ley de Condiciones Generales de Contratación, con la inscripción en el registro correspondiente de los contratos y las condiciones generales vigentes para la tienda.
6. Por último, debes conocer la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, que regula las ventas a distancia, sin presencia física simultánea entre ambas partes.

Conociendo estos trámites, te será más fácil crear tu propio comercio online.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

En qué régimen de la Seguridad Social, General o Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) debo estar

Hoy aclararemos en qué régimen de la Seguridad Social, General o Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), habrán de estar encuadrados los socios trabajadores de sociedades mercantiles capitalistas.

 

Regimen de la seguridad social

(imagen: www.laverdad.es)

El primer factor a tener en cuenta es el control efectivo que el socio disponga en la sociedad; si así es, estará incluido obligatoriamente en el RETA. Existe en todo caso control efectivo, según establece la Ley General de la Seguridad Social, cuando las acciones (SA) o participaciones (SL) del socio trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social. Asimismo, se presume, salvo prueba en contrario, que se posee control efectivo cuando concurren alguna de las siguientes circunstancias: (1) que al menos la mitad del capital esté distribuido entre socios con los que el trabajador conviva y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco hasta el segundo grado; (2) que la participación sea igual o superior a la tercera parte del capital o (3) que dicha participación sea igual o mayor al 25% si además ese socio trabajador tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia en la sociedad. Además la Administración se reserva el derecho a probar que el socio trabajador dispone el control efectivo aun cuando no cumpla con lo establecido por la norma anterior.

Por lo tanto los socios trabajadores que no reúnan el control efectivo estarán incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social. Sin embargo aquellos socios que sin poseer el control efectivo asuman funciones de dirección o gerencia (esto es, administradores activos o ejecutivos) y sean retribuidos ya sea por el ejercicio del cargo de administrador o consejero ya sea por su mera condición de trabajadores la sociedad, no dispondrán de la protección por desempleo ni del Fondo de Garantía Salarial.

El resto de trabajadores estarán encuadrados en el Régimen General con toda protección (es decir, socios trabajadores sin control efectivo y que aunque sean miembros de su consejo de administración, no realicen funciones de dirección y gerencia, además de, lógicamente, los contratados por la sociedad).

Por último mencionar que los socios meramente capitalistas o aquellos que lo sean de sociedades mercantiles cuyo objeto social esté constituido por la mera administración del patrimonio de los socios, estarán excluidos del sistema de la Seguridad Social.

Y si te ha gustado este artículo de Emprenderioja ¡compártelo! y suscríbete a nuestro blog vía correo electrónico para que te lleguen nuestras actualizaciones.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!