Archivo de la etiqueta: traspaso

Consejos para adquirir un negocio de traspaso

En este artículo vamos a ofreceros algunos consejos que debéis  tener presente en caso de que queráis emprender adquiriendo negocios que ya están en funcionamiento, lo que popularmente se conoce como “traspaso de negocio”.

traspaso-negocio

En primer lugar conviene señalar que la figura de “traspaso de negocio”, como tal, no está regulada en ninguna normativa. Bajo esta definición podemos encontrarnos varios casos, entre los que destacan tres posibilidades:

  1. Traspaso como cesión del local de negocio.– La Ley de Arrendamientos Urbanos en su Art. 32  regula la cesión del contrato de arrendamiento. Simplemente es ocupar la posición jurídica del arrendatario frente al arrendador.
  2. Traspaso con venta de un patrimonio empresarial.- Se compra una serie de activos de la empresa en funcionamiento, tanto materiales (maquinaria, mobiliario, instalaciones, …) como inmateriales (fondo de comercio, clientela, …). Quizás el traspaso más común sea una mezcla de la primera y ésta, es decir,  comprende tanto la cesión del contrato de alquiler como la compra del patrimonio empresarial (activos del negocio,  fondo de comercio, …).
  3. Traspaso como venta de empresa.- aquí se produce la transmisión jurídica de la empresa, adquiriendo las participaciones de la misma. Se da en entidades mercantiles (S.A., S.L., …) y obviamente contiene las dos anteriores, tanto la cesión del local de negocio como la adquisición del patrimonio empresarial. Es la menos traumática en cuanto a burocracia porque no exige apenas cambios, pero es la más peligrosa porque asumimos el estado de la empresa al producirse una subrogación total.

Una vez explicados los diferentes tipos de traspasos que nos podemos encontrar, vamos a dar una serie de pautas a tener en cuenta antes de firmar un traspaso:

  • Comprobar que el negocio cuenta con la licencia adecuada y asegurarnos si debemos realizar algún tipo de obra para adecuarnos a las ordenanzas municipales en vigor, por ejemplo obras de accesibilidad, ruidos, etc. Para ello conviene que el emprendedor se acerque a los servicios de Urbanismo del Ayuntamiento correspondiente. Es importe conocer los costes de ese posible cambio de titular.
  • Asegurar que no existen deudas pendientes, por ejemplo con el  Ayuntamiento, pagos adeudados a proveedores, o  nóminas impagadas de trabajadores. No siempre el nuevo empresario se subroga en todas las deudas del negocio anterior, dependerá del tipo de “traspaso” que finalmente se realice. Es especialmente importante en el caso de compra de la empresa explicado anteriormente.
  • Analizar el contrato de alquiler en vigor. La Ley de Arrendamientos Urbanos  ofrece al arrendador el derecho a elevar el precio de la renta del 20% en el caso de cesión de contrato de alquiler. También es importante conocer los años restantes de contrato de alquiler. Se recomienda negociar con el propietario un nuevo contrato de alquiler y así disponer de nuevas condiciones.
  • Analizar la viabilidad económica del negocio. La cuenta de pérdidas y ganancias  nos arrojará información sobre las ganancias anuales, así como los gastos del negocio. Es importe solicitar también modelos fiscales para comprobar que los resultados dados son los oficiales (IRPF, IS, IVA, …). En cualquier caso es conveniente que, al margen de los datos que os faciliten y que os darán información interesante de la evolución económica del negocio, realicéis vuestro propio plan de negocio, en el que cuantifiquéis la inversión que vais a tener que hacer frente, así como la tesorería  que debéis dotar al  negocio.
  • También se aconseja realizar un personal estudio de mercado para ver el funcionamiento real del negocio, si tiene buena imagen, si tiene clientela, competencia, política de precios, …
  • Examinar los bienes que figuran en el inventario (mobiliario, maquinaria, existencias…). Muchas veces se venden los bienes a un precio de compra sin tener en cuenta la amortización y deterioro que han tenido los mismos.

Con todas esas recomendaciones podemos hacernos una idea de cuál sería la cantidad adecuada a pagar en un traspaso. Nunca debemos pagar más de lo estimado en nuestro estudio, porque entonces la viabilidad del negocio quedaría gravemente afectada.

Una buena gestión de un traspaso de negocio puede resultar una buena oportunidad de emprendimiento, ya que se adquiere un negocio que ya está acondicionado y reformado, con una clientela hecha, una ubicación…, un buen indicador también es que el empresario que traspasa el negocio se ofrezca a tutelar al emprendedor en la  gestión del mismo, durante un plazo de tiempo, así como para procurar una transición del mismo que no sea “traumática” para la clientela.

Si estáis pensando en emprender y habéis visto alguna oportunidad de traspaso de negocio, no dudes en ponerte en contacto con nuestro servicio de emprendedores, desde el que te facilitaremos toda la información y asesoramiento necesario.

Servicio de creación de empresas FER

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Emprender mediante un traspaso: Claves de éxito

En esta ocasión hemos contado con la colaboración de un experto de la empresa RIOJASTORE, especialistas en traspasos, Guiller Fuertes García, Director Comercial.

¿Deseas emprender con un traspaso?, ¿qué aspectos debes tener en cuenta?.

traspaso negocio

Adquirir un traspaso consiste en comprar los derechos de un negocio o empresa que actualmente se encuentra en funcionamiento.

Montar un negocio desde cero es muy caro. Un coste que puede rebajarse si, en lugar de comenzar desde cero, aprovechamos la experiencia previa de otros. Así, el traspaso de negocios se ha convertido en un método de aprovechar la cartera de clientes y el local del propietario anterior, siempre y cuando estudiemos bien las ventajas e inconvenientes del proceso.

El proceso de traspaso conlleva un costo que implica el estudio del negocio, por la posibilidad de que el negocio pueda tener problemas legales o financieros escondidos.

Para ello podemos buscar la asistencia profesional de un agente especialista en el tema o también contactar con algún negocio, y comunicarles nuestra intención de adquirirlo. En cualquier caso para estar más seguros con esta investigación, es recomendable contratar los servicios de alguna auditoría.

Otro aspecto importante en el caso de que no estemos comprando la propiedad del local donde funciona el negocio (sino solamente el negocio), es analizar en profundidad el contrato de arrendamiento que habrá que firmar con el dueño del local.

Heredar el trabajo que haya hecho otro emprendedor anteriormente es una buena estrategia, si el legado es una gestión adecuada y no una lista interminable de malas prácticas. Es posible que el propietario anterior no estudiara bien la localización del espacio o se equivocara a la hora de enfocar su negocio.

En este sentido, es importante conocer la zona para saber si existen negocios similares y si el público objetivo tiene necesidades que no se le estaban ofreciendo.

Si te ofrecen un muy buen precio por lo que parece un traspaso provechoso, hay que desconfiar e indagar. Además de la obvia conversación con los vendedores, lo mejor es que eches mano de un agente especialista que te ayude a llevar el procedimiento, sobre todo en lo que a situación de gestión, financiación, alquiler, personal contratado, contrato para el traspaso, etc.

Quedarse con un negocio en marcha significa asumir tanto sus activos como sus pasivos, esto es, sus deudas. Por ello, además de encargarse de la compra en sí misma y de las licencias, el agente especialista te ayudará a comprobar la propiedad y que el dueño por ejemplo no esté implicado en problemas de morosidad en lo relativo a ese negocio. Este es un paso importante, porque una vez que adelantes el depósito para confirmar tu interés por la compra, no podrás recuperarlo.

El Estatuto de los Trabajadores recoge que las obligaciones laborales que el dueño de un negocio tiene con sus empleados deben mantenerse en el caso de que éste decida hacer un traspaso: es lo que se conoce como principio de continuidad de las relaciones laborales. Por ello, deberás revisar los contratos del personal y asegurarte de que cumplen con las obligaciones como pagador, ya que serás tú, emprendedor, el que asumas las responsabilidades de sueldo, Seguridad Social o despido a partir del traspaso.

Firmado: Guillermo Fuertes García. Director Comercial de RIOJASTORE

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

La jubilación del empresario

En lo que llevamos de año, estamos recibiendo varias solicitudes sobre la jubilación del empresario, puesto que están próximos a la edad de jubilación o ya han decidido jubilarse después de una larga trayectoria empresarial.

abuelo

Son muchas las dudas que les surgen: ¿Qué pasará cuando llega el momento de la jubilación? ¿Puede una persona jubilarse y seguir manteniendo su empresa? La respuesta a estas preguntas la encontramos en la legislación que determina lo siguiente: “el disfrute de la pensión de jubilación será compatible con el mero mantenimiento de la titularidad del negocio de que se trate y con el desempeño de las funciones inherentes de dicha titularidad, siempre que no se implique una dedicación de carácter profesional”.

Estudiaremos los distintos casos que encontramos según el tipo de empresario:

EMPRESARIO INDIVIDUAL.

El autónomo, una vez alcanzada la edad de jubilación y cubierto el periodo mínimo de cotización, podrá optar por jubilarse y no por ello tendría que cesar el negocio o traspasarlo.

Aquellos que quieran continuar con el negocio, podrán mantenerlo, pero teniendo en cuenta que sólo se puede conservar la titularidad y no la dedicación al negocio.

Lo que es incompatible, es cobrar la pensión y realizar al mismo tiempo la actividad como autónomo, puesto que sólo se pueden hacer labores de dirección, que en términos legales la legislación dice: “comprenden exclusivamente dictar instrucciones directas y criterios de actuación a las personas que tienen encomendadas la gestión y administración de la empresa”.

Por lo que la continuidad de la actividad requiere como mínimo tener contratado al menos un trabajador, que será el que efectivamente realice el trabajo en el negocio.

El empresario jubilado no tendrá la obligación de cotizar en el régimen de trabajadores Autónomos (RETA) ya que queda excluida de este régimen, los empresarios individuales que no aportan a su negocio de manera habitual trabajo “personal y directo”.

SOCIEDADES MERCANTILES.

En el caso de las sociedades mercantiles la situación es similar a la del empresario individual con la peculiaridad en el tratamiento de la jubilación del socio que ostenta el cargo de administrador.

Cuando llega el momento de la jubilación, el empresario socio de la mercantil (independientemente de su % de participación) puede seguir manteniendo esa participación y obteniendo rendimientos en forma de dividendos. Si además es el administrador de la sociedad, volvemos al punto anterior, donde es incompatible el cobro de la pensión de jubilación con la prestación de servicios a la empresa, por lo que no puede haber una aportación de trabajo a la empresa, pudiendo solo realizar labores inherentes a la dirección.

Por tanto no sería obligatorio el cese como administrador por el hecho de jubilarse.

Para poder desempeñar esa labor de dirección, la que sería exclusivamente la de dar instrucciones a las personas encomendadas a la gestión y administración de la misma y seguir cobrando la jubilación, se obligaría al nombramiento de un gerente, que sería quien gestionaría la empresa y que tendría que estar apoderado por el administrador para realizar esas funciones.

ALBERTO LLAMAZARES GALVÁN

IZCO Y GALVAN ASESORES

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!