Archivo de la etiqueta: vendedor

Cuál es tu mejor opción: B2B o B2C

Una de las decisiones estratégicas clave en el proceso de abordar los mercados electrónicos en una empresa es el elegir entre ventas con enfoque B2B “Business to Business” o B2C “Business to Consumer”.

b2c

Foto: Freepik

Ventas Business to Business

Las empresas que trabajan en términos B2B tienen como clientes a otras empresas que requieren de sus productos o servicios.

Es habitual que este perfil de compañías disponga de una red de ventas en la plantilla, o incluso que subcontrate estos esfuerzos de venta a vendedores profesionales independientes. Se trata de mantener con cada cliente un trato cercano y provechoso, no sólo a nivel de resultados de venta, sino a nivel de información.

La participación en redes de negocio específicas o sectoriales, así como el marketing de referencia son relevantes en los canales B2B. Normalmente sus listados de clientes objetivo son concretos y de número limitado.

El producto o servicio B2B suele ser específico, caro, que aporta valor añadido o una solución, adaptado a las exigencias del cliente e implica necesidad de servicio postventa. El sector industrial, por ejemplo, funciona B2B.

El enfoque B2B también es el utilizado cuando en los mercados internacionales buscamos un distribuidor, que nos garantice una presencia en el mercado de destino y que se responsabilice del trato directo con los usuarios finales en cada mercado.

El objetivo de la venta B2B sería el crear relaciones duraderas con los clientes/distribuidores y su fidelización.

El directorio internacional de mercados B2B que ofrece la sección Emarketservices de ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior) recoge marketplaces y plataformas muy interesantes para todo tipo de sectores en 88 países.

Ventas Business to Consumer

En el caso de un enfoque B2C cualquiera puede ser un cliente potencial. Cualquier empresa, persona que se lo plantee y pueda permitírselo. Ejemplos: automóviles, sector inmobiliario, ordenadores…etc.

Aquí el secreto del éxito está en el atractivo para el gran público o para diferentes públicos y uno factores más relevantes es el precio. Con el precio podemos enfocarnos a segmentos más exclusivos -precios más elevados- o más populares -precios más reducidos-.

Cuando optamos por una estrategia B2C a través de nuestra propia tienda on line, debemos cuidar el encaje o coherencia -en cuanto a precios, acuerdos de representación, distribución y agencia comercial- de dicha estrategia con nuestras políticas y canales off line. No tendría sentido hacernos la competencia a nosotros mismos o saltarnos a nuestros buenos colaboradores.

También se pueden contemplar en algunos casos estrategias combinadas B2B y B2C, dependiendo de países o zonas.

A continuación recogemos algunos aspectos relevantes a tener en cuenta en función de si elegimos una enfoque B2B o B2C:

– La jerga industrial y el uso de términos sofisticados es valorado en las plataformas B2B, pero en el enfoque B2C en el que debemos expresarnos de manera simple, de forma que podamos llegar al máximo número de consumidores.

– Los clientes B2B buscan eficiencia y expertise, mientras que los B2C persiguen entretenimiento y relación. Las compras B2B son más racionales frente a las B2C, que tienen componentes más emocionales.

– En el ámbito B2B el comprador desea reconocimiento por su buena decisión de compra. El comprador B2C, en cambio, no tiene objetivos tan sofisticados, sino únicamente diversión y que la compra cumpla sus expectativas.

– Los detalles técnicos minuciosos son más necesarios en el ámbito B2B.

– En el B2B se busca más la relación estrecha y la fidelidad que en las relaciones B2C.

– Cuando actuamos B2B nos enfrentamos a una cadena decisora más amplia. Es decir, normalmente hay más personas implicadas en la decisión de compra que en B2C, donde las decisiones se toman individualmente.

– En el B2B el ciclo de compra es más largo, por lo que requiere de más atención. Con una compra B2B se pretenden, por ejemplo, cumplir determinados objetivos futuros, como la firma de contratos a medio y largo plazo.

– Normalmente los presupuestos publicitarios son mayores en el ámbito B2C.

…Y no nos olvidemos que todo proceso de marketing es P2P -person to person-, a pesar de las diferencias externas…

…En Emprenderioja te ayudamos a decidirte: ¡cuéntanos tu caso!…

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Recomendaciones en la contratación internacional

Cuando dos partes redactan un contrato internacional -ya sea de agencia, compraventa, distribución,… etc.- tratan de proteger sus intereses. Un contrato sólido evita disputas o litigios, que en el caso de las operaciones internacionales pueden resultar muy costosos.

Foto: Freepik

contratos internacionales

A continuación indicamos algunos de los requisitos que debe cumplir un contrato internacional para ser efectivo:

  • Identificación clara de las partes firmantes del contrato. Se debe mencionar expresamente también a compañías filiales, agentes o representantes si están implicados.
  • Especificar la legislación -de qué país- aplicable en relación al contrato y a posibles desavenencias que pudieran surgir. En este sentido las Cortes de Arbitraje de las Cámaras de Comercio pueden ser muy útiles.
  • El contrato debe ser exhaustivo, incluyendo todos los aspectos acordados entre las partes.
  • Claridad en la redacción, evitando la ambigüedad.

El uso de los Incoterms -Reglas y Usos uniformes en las operaciones de comercio internacional aprobados por la Cámara de Comercio Internacional- es muy recomendable siempre que sea posible, ya que definen con exactitud aspectos como:

  • Reparto de los costes que se generan en una operación de comercio internacional entre comprador y vendedor. Ejemplo: quién paga el flete, el seguro, quién los gastos de almacenaje en puerto de origen, quién en el puerto de destino… etc.
  • Quién controla una determinada fase de la operación: ejemplo, qué parte organiza el transporte principal.
  • Quién es responsable de la mercancía. Ejemplo, tanto en el Incoterm FOB como en el CIF la responsabilidad de la mercancía se traspasa de vendedor a comprador en el momento que dicha mercancía traspasa la borda del buque en el puerto de origen.

Es importante que antes incluso de redactar el contrato, se realicen las diligencias oportunas -due diligence- sobre cuestiones como:

  • Solicitar informes de solvencia y crédito sobre la otra parte a compañías de seguro de crédito a la exportación. CESCE (de origen español) y COFACE (de origen francés) pueden ser buenas opciones al respecto. También a empresas como EInforma e Informa D&B son alternativas interesantes.
  • Obtener referencias de otras empresas internacionales que hayan trabajado con la otra parte. La Oficina Comercial de España en el país en cuestión puede ayudarnos en este sentido.

Finalmente, leer el contrato detenidamente es esencial. Podemos encontrarnos cláusulas que establezcan indemnizaciones por retrasos en las entregas, o limitaciones en la transferencia de la propiedad intelectual al cliente…etc. Es importante que todos estos aspectos estén muy bien negociados. Por otra parte, detalles como requisitos del seguro, ejecución de garantías y condiciones de entrega pueden implicar costes inesperados, con lo que también se recomienda que sean objeto de análisis.

…¿Vas a cerrar un contrato internacional?. En Emprenderioja te ayudamos a darle forma…

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!