Archivo de la etiqueta: actividad

El derecho a paro de los autónomos

emprendedor mirando datos de negocio con un café y un ordenador portatil

Foto: Freepick

La respuesta es “Sí, pero bajo determinadas condiciones”. El paro de los autónomos se conoce como “prestación por cese de actividad” y se puede acceder a él si se cumplen los siguientes requisitos:

  1. Estar afiliado, dado de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) con la contingencia por cese de actividad cubierta, incluidos los del Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA) y a los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE).
  2. Encontrarse en situación legal de cese de actividad, suscribir el compromiso de actividad y acreditar disposición activa para reincorporación al mercado de trabajo. En relación a este punto el autónomo debe demostrar que el cese de actividad está debido a uno de las siguientes causas:

–       Motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos, que hagan inviable continuar con la actividad económica o profesional.

  • Por pérdidas derivadas del ejercicio de la actividad: es necesario alegar que las pérdidas correspondientes a un ejercicio completo son superiores al 10% de los ingresos obtenidos durante ese año. Hay que tener en cuenta que el primer año de la actividad no computa en este caso.
  • Cuando el 40% de los ingresos de la actividad correspondientes al ejercicio económico inmediatamente anterior estén destinados a ejecuciones judiciales tendentes al cobro de deudas reconocidas por los órganos judiciales.
  • Por declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad.

–       Causas de fuerza mayor, que determinen el cese temporal o definitivo de la actividad económica o profesional.

  • Se acredita mediante declaración expedida por los órganos gestores en los que se ubique territorialmente el negocio o la industria afectados por el acontecimiento causante de fuerza mayor. Además tendrá que acompañar una declaración jurada del solicitante del cese temporal o definitivo de su actividad, y tendrá que hacer constar la fecha de la producción de la fuerza mayor.

–       Pérdida de la licencia administrativa, cuando la misma sea un requisito para el ejercicio de la actividad y no esté motivada por incumplimientos contractuales o por la comisión de infracciones, faltas administrativas o delitos imputables al autónomo solicitante.

–       Violencia de género que obligue al cese temporal o definitivo de la actividad de la trabajadora autónoma.

–       Divorcio o acuerdo de separación matrimonial, en los casos en que el autónomo divorciado o separado ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de la persona de la que se ha separado y que dejan de ejercerse a causa de la ruptura o separación matrimonial.

En el caso de los trabajadores autónomos económicamente dependientes se consideran situaciones legales de cese de actividad:

–       La terminación de la duración convenida en el contrato o finalización de la obra o servicio.

–       El incumplimiento contractual grave del cliente, debidamente acreditado.

–       La rescisión de la relación contractual por parte del cliente, tanto justificada como injustificadamente.

–       La muerte, incapacidad temporal o jubilación del cliente, cuando impida la realización de la actividad.

Con la aprobación de la nueva Ley de Mutuas de 2015 ya no es necesario que el contrato de TRADE con el cliente principal tenga que estar registrado en el SEPE.

La Ley no considera situación legal de cese de actividad los siguientes:

–       Cuando se interrumpa o cese la actividad voluntariamente (salvo en caso de que sea como consecuencia de incumplimiento grave del cliente).

–       Los autónomos económicamente dependientes (Trade) que tras terminar su relación con el cliente y percibir la prestación, vuelvan a contratar con el mismo cliente en un plazo de un año desde que se extinguió la prestación. En cuyo caso el Trade tendrá que reintegrar la prestación.

  1. Haber cotizado por cese de actividad de forma continuada el periodo mínimo de los 12 meses justamente anteriores a la situación legal de cese de actividad.
  2. No haber cumplido la edad ordinaria que da derecho a la jubilación, salvo que no se pueda el período de cotización requerido para ello.
  3. Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Si no se cumple este requisito en la fecha del cese de actividad pero se tiene cubierto el periodo mínimo de cotización que da derecho a la prestación, se dispone de un plazo de treinta días naturales para ingresar las cuotas debidas. Es el llamado periodo de “invitación al pago”.
  4. Los autónomos que pierdan su licencia a ejercer la actividad por una infracción penal no tendrán derecho a la prestación por cese de actividad. El derecho sí se mantendrá si la retirada de licencia se debe a otros motivos.

En el siguiente link podrás consultar los detalles de la duración de la prestación en función de los meses cotizados por cese de actividad, así como la cuantía de la misma.

La prestación por cese de actividad será el 70 % de la base reguladora, que se calcula con el promedio de las bases por las que se haya cotizado durante los doce meses inmediatamente anteriores al cese de la actividad

Si por ejemplo se ha cotizado por la base mínima (893,10 € en 2016), la prestación a cobrar ascenderá a 625 €.

Recuerda, existe el “paro” de los autónomos, pero no es ni mucho menos tan automático como el paro del Régimen General.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Qué es y para qué sirve una factura proforma

Cuando empieces la aventura de montar tu propia empresa, te enfrentaras a un amplio abanico de términos que probablemente antes no estaban en tu vocabulario habitual.

factura proforma

Foto: Freepik

Desde el momento que empieces tu actividad, deberás diferenciar entre las factura de ventas que emitas y las facturas de gastos o compras que recibas. En las facturas de venta, son las facturas emitidas, en las que repercutirás el IVA de tu producto o servicio a vender, mientras que las facturas que recibas, soportaras el IVA de las compras o servicios que contrates. A efectos prácticos, en las facturas emitidas es donde aparece el IVA que más tarde pagarás; y en las recibidas, el IVA que podrás desgravar en tu declaraciones de IVA.

Además de estas facturas, existe una especie muy particular de factura, que no tiene ninguna validez fiscal ni contable. Hablamos de las facturas proformas, que suele ser común el de identificarla como una factura ordinaria, sin embargo una factura proforma equivale a un presupuesto u oferta comercial que se emite con la finalidad de que el comprador disponga de la información sobre los bienes o servicios que se desean comprar o comparar con otras ofertas.

Cuándo debemos usar una factura proforma

La factura proforma es un documento que emite el proveedor con la finalidad de que el comprador disponga de toda la información necesaria sobre los elementos que componen la transacción. Su emisión suele coincidir con momentos previos a la puesta en marcha de nuestra empresa, aunque no supone ningún compromiso de realizar dicha operación, ni  obligación de pago, puesto que debe existir una aceptación expresa por parte del que la recibe para que se formalice la aceptación de la compra con una factura comercial.

Uno de los usos que tiene la factura proforma es cuando vamos a realizar la solicitud de un préstamo bancario. Tendremos que justificar a la entidad financiera en que vamos a destinar ese préstamo, y la forma de documentar esas operaciones, es a través de las facturas proforma, que nos permite documentar los bienes y servicios que vamos a financiar con el préstamo bancario, independientemente de luego lo realicemos con ese proveedor u otro. También utilizaremos las facturas proforma, en la solicitud de capitalización de la prestación por desempleo, puesto que dicha solicitud requiere la justificación de la inversión que se va a realizar, por lo tanto los futuros empresarios que solicitan la capitalización para realizar las inversiones de su nueva puesta se usa para justificar el envío de mercancía sin ningún valor comercial, como pueden ser las muestras, la tramitación de una licencia de importación, etc.

Cómo hacer una factura proforma

Los más destacado en cuanto a las características que debe tener es que en la misma debe aparecer explícitamente que es una “factura proforma”. Por el resto, debe llevar casi los mismos requisitos que en una factura ordinaria. Deberá aparecer tu información y los datos de tu empresa, junto a los datos fiscales completos del cliente al que va dirigido.

El resto de los datos serán los que quieras dar a conocer a tu cliente. Por ejemplo, la descripción de la mercancía, cantidad y precio, formas de pagos, impuestos, etc. Recuerda que una factura proforma en ningún caso es una factura ordinaria, por lo que ha de pertenecer a otra serie numérica o, simplemente, no ir numerada para que no haya ningún equívoco al respecto.

¿Se pueden contabilizar las facturas proforma?

Una factura proforma no se puede contabilizar, ya que, como se ha dicho, no es una factura real sino un “espejo” de ésta. De ahí  la importancia de destacar en un lugar bien visible que es una factura proforma para que no de lugar a confusión.

Además, al no tener una validez contable ni fiscal, para la Agencia Tributaria una factura proforma es, por decirlo de alguna forma, humo. Es importante saber esto, pues la Agencia Tributaria nunca te aceptará una factura proforma como un documento fiscal válido en caso de requerimiento o inspección.

Diferencias entre una factura proforma y un presupuesto

En términos generales, se podría decir que se usa una proforma cuando llevas una relación más avanzada con el cliente para darle información mucho más clara y detallada de la futura operación. Además, el presupuesto no tiene ni por qué tener aspecto de factura. Seguramente más de una vez hayáis recibido un presupuesto en el que ni siquiera se envía un documento, sino que indican la cuantía en el cuerpo del correo. Para que nos entendamos, el presupuesto queda menos formal que una factura proforma.

No obstante, también depende mucho del sector en el que nos encontremos. Por ejemplo, la factura proforma sirve para operaciones de crédito o financiación ya que las entidades solicitan este comprobante para que quede justificada la solicitud de dinero. Sin embargo, en muchas ocasiones en el sector servicio suelen hacer un presupuesto debido a la dificultad de prever el coste final o si lo que se quiere que el cliente estudie la oferta y se coloquen productos opcionales.

Alberto Llamazares Galván (Izco y Galván Asesores)

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Yaldekarts, ocio y educación vial, emprendedor del mes de Junio

Hoy nos desplazamos hasta el Polígono Industrial de Hormilla (La Rioja) para conocer una nueva empresa de ocio creada por emprendedores riojanos.

Os presentamos a  Fabiola Sicilia y Antonio Velasco y su proyecto: Yaldekarts. Única en La Rioja en lo que a combinación de prestación de servicios educativos, lúdicos y deportivos se refiere, ofrece una amplia oferta les permite atender las necesidades de un abanico amplio de públicos objetivo.

YALDEKARTKS HORMILLA OCIO

Cuentan con las siguientes infraestructuras:
• Una pista de karting outdoor para adultos.
• Pista outdoor para los más pequeños, que dará servicio para al ocio y clases prácticas en educación vial.
• Aula de educación vial: espacio polivalente equipado para la enseñanza y para eventos de empresas.
• Chiquipark, con juegos deportivos y de entretenimiento.
• Cafetería, con servicio de catering y celebraciones de cumpleaños.

Su karting cuenta con vehículos eléctricos para adultos y para niños, únicos en el norte de España. Además, disponen de 4 karts con adecuaciones para que puedan ser conducidos por personas con discapacidad física.

Yaldekarts la rioja

Su idea principal es que Yaldekarts se convierta en un centro de ocio familiar donde disfrutar de buenos momentos y un espacio en el que celebrar jornadas de educación vial para los colegios durante el curso escolar.

Debido a las características tecnológicas de sus karts, intentarán ampliar el mercado de posibles clientes y explorar otros segmentos de mercado.

¿Quieres saber más sobre ellos? mira su web! http://yaldekarts.es/

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Las Cooperativas: Cómo se clasifican (parte II)

Continuamos con el post de hoy, hablando de las Cooperativas. Hace unas semanas hicimos una pequeña introducción sobre qué son y cómo funcionan así que hoy hablaremos de su clasificación.

tipos de cooperativas la Rioja

Clasificación de las Cooperativas

Las Cooperativas pueden clasificarse en cooperativas de primer grado, si sus socios cooperativistas son personas físicas y de segundo grado, si sus socios son, a su vez, otras cooperativas.

Las sociedades cooperativas de primer grado podrán clasificarse de la siguiente forma:

  • Cooperativas de trabajo asociado.
  • Cooperativas de consumidores y usuarios.
  • Cooperativas de viviendas.
  • Cooperativas agroalimentarias.
  • Cooperativas de explotación comunitaria de la tierra.
  • Cooperativas de servicios.
  • Cooperativas del mar.
  • Cooperativas de transportistas.
  • Cooperativas de seguros.
  • Cooperativas sanitarias.
  • Cooperativas de enseñanza.
  • Cooperativas de crédito.

Las cooperativas de primer grado, en general,  tendrán un mínimo de tres socios y las de segundo grado dos. Los socios pueden ser trabajadores o solo colaboradores. Los socios colaboradores podrán ser tanto personas físicas como jurídicas, públicas o privadas, y comunidades de bienes. No participan en la actividad que constituye el objeto social. Su aportación no podrá exceder del 45% del capital y el conjunto de sus votos no podrá exceder el 30% del total.

Capital

Los Estatutos fijarán el capital social mínimo con que puede constituirse y funcionar la cooperativa, que deberá estar totalmente desembolsado desde su constitución.

El capital social estará constituido por las aportaciones de los socios. Estas aportaciones podrán ser obligatorias y voluntarias, y a su vez, podrán ser:

  • Aportaciones con derecho de reembolso en caso de baja.
  • Aportaciones cuyo reembolso en caso de baja pueda ser rehusado por el Consejo Rector.

Las aportaciones de los socios al capital social se realizarán en efectivo.

Podrán consistir en bienes y derechos susceptibles de valoración económica, cuando lo permitan los Estatutos o lo acuerde la Asamblea General. La valoración de estos bienes se hará por el Consejo Rector, respondiendo solidariamente los consejeros, durante 5 años, de la realidad de dichas aportaciones y del valor atribuido.

Las aportaciones no dinerarias no producen cesión o traspaso sino que la sociedad cooperativa es continuadora en la titularidad del bien o derecho.

En las cooperativas de primer grado el importe total de las aportaciones de cada socio no podrá exceder de un tercio del capital social excepto cuando se trate de sociedades cooperativas, entidades sin ánimo de lucro o sociedades participadas mayoritariamente por cooperativas.

Transmisión de las aportaciones

Las aportaciones podrán transmitirse:

  • Por actos “inter vivos”, únicamente a otros socios de la cooperativa y a quienes adquieran tal cualidad dentro de los tres meses siguientes a la transmisión que, en este caso, queda condicionada al cumplimiento de dicho requisito.
  • Por sucesión “mortis causa”», a los causa-habientes si fueran socios y así lo soliciten, o si no lo fueran, previa admisión como tales realizada de conformidad a la ley, que habrá de solicitarse en el plazo de seis meses desde el fallecimiento. En otro caso, tendrán derecho a la liquidación del crédito correspondiente a la aportación social.

Fondos sociales obligatorios

Las cooperativas deben constituir y dotar con excedentes, aportaciones y/u otros rendimientos:

  • El fondo de reserva obligatorio destinado a la consolidación, desarrollo y garantía de la cooperativa, y no se reparte entre los socios.
  • Fondo de educación y promoción.
  • Así como cualquier otro que se establezca con carácter obligatorio por la normativa que resulte de aplicación en función de su actividad o calificación.

En el siguiente post analizaremos cómo pueden ser los socios de las cooperativas, cuáles son sus obligaciones y derechos…

Hasta entonces, y esperando que este post haya resultado de vuestro interés.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Cómo conseguir la licencia de actividad de un establecimiento

A la hora de poner en marcha un negocio para el que necesitemos un establecimiento abierto al público, el primer paso que tendremos que dar es el de acudir al Ayuntamiento donde esté ubicado el local, a la sección de licencias de actividad, para comprobar que el local es apto para desarrollar esa actividad económica. Serán los servicios técnicos de cada Ayuntamiento los que nos indiquen si necesitamos realizar algún tipo de obra, si ésta es obra menor o mayor, y si nuestra actividad precisa de licencia ambiental.

restaurante

Foto: Pixabay

Además de la instalación de una actividad en un nuevo establecimiento, también el cambio de su actividad, su ampliación (de la actividad propiamente dicha o del establecimiento) el cambio de titularidad, o la apertura de despachos profesionales, son actos que también pueden necesitar licencia de actividad.

La licencia de actividades comprende un amplio abanico de situaciones, desde las consideradas inocuas a las que necesitan licencia ambiental.

Actividades que necesitan licencia ambiental

Necesitan de licencia ambiental preceptiva y previa a la puesta en funcionamiento aquellas actividades que sean susceptibles de originar daños al medio ambiente, y causar molestias o producir riesgos a las personas y bienes. Para regular las actividades que pueden tener incidencia en temas sanitarios, de seguridad, etc. existe una normativa autonómica, la Ley 5/2002 de Protección del Medio Ambiente de La Rioja, desarrollada en cuanto al procedimiento de tramitación de licencias ambientales en el Decreto 62/2006.

Actividades como, Restauración y Hostelería, Restaurantes, tabernas, cafeterías, churrerías, chocolaterías, Gimnasios, supermercados, farmacias con laboratorio, cerrajerías, centros médicos, cínicas, tintorerías, hoteles, hostales, campings…precisan de licencia ambiental.

Actividades inocuas

Son las actividades que claramente no están afectadas por la Ley de Protección del Medio Ambiente de La Rioja (Ley 5/2002).

Habrá que aportar como mínimo  una memoria descriptiva de la nueva actividad, así como un plano a escala de distribución del local con la superficie de cada dependencia y la ubicación de la luz de emergencia y el extintor.

Para este tipo de actividades, basta la declaración responsable o una comunicación previa que contenga una manifestación explícita del cumplimiento de los requisitos exigibles en la normativa vigente.

 Cambio de actividad

Se denomina así cuando un local con licencia en vigor quiere cambiar de actividad por otra.

Si se sustituye una actividad inocua por otra que también lo es, o una actividad con licencia ambiental  por otra inocua, se podrá tramitar con actuación comunicada, justificando el cumplimiento de la normativa de incendios y seguridad.

Cambio de titularidad

Se denomina así la sustitución del titular de una licencia en vigor.

Se considera una actuación comunicada cuando se produzca sin modificación de la distribución y uso del local. En este caso deben aportarse los datos del anterior titular.

Apertura de despachos profesionales vinculados a vivienda

En la normativa urbanística se permite la existencia de oficinas en diversas situaciones (edificio independiente, planta baja, entreplanta, planta primera de piso) pero se prohíben en plantas superiores. La excepción la constituyen los servicios profesionales y técnicos anexos a la vivienda del titular, que pueden ubicarse en el resto de plantas de piso. Deben cumplir las dos condiciones: tratarse de servicios de tipo personal, lo que excluye sociedades, y compartir el programa con la vivienda habitual y permanente de su titular.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

La prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos (CATA)

En muchas ocasiones los emprendedores que acuden a nuestro servicio desconocen cómo funciona ésta prestación que se reguló por primera vez en el año 2010, qué situaciones generan su reconocimiento, o el tiempo de cotización mínimo, y si finalmente,  es interesante cotizar por ella.

trabajadores autonomos prestacion

Foto: Pixabay

Si bien es cierto, esta prestación no ha tenido una gran demanda entre los nuevos autónomos, fundamentalmente por dos motivos: (I) la acreditación de pérdidas derivadas del ejercicio de su actividad, en un año completo, debían ser superiores al 30% de los ingresos, (II) la vinculación de esta prestación a la cobertura por contingencias profesionales.

Sin embargo la aprobación de la Ley de Mutuas ha introducido importantes modificaciones en la prestación por cese de actividad, que van a significar, según informan las Mutuas, que se pase de un reconocimiento de las solicitudes del 20% a un reconocimiento, tras las nuevas modificaciones, del 80% de las solicitudes.¿Cobertura voluntaria u obligatoria? 

  1. Cese de actividad total, temporal o definitivo, derivado de:
  • Motivos económicos, técnicos, productivos / organizativos.
  •  Pérdidas derivadas del ejercicio de su actividad superiores al 10%.
  •  Ejecuciones judiciales o administrativas.
  •  Declaración judicial de concurso
  1. Casos de fuerza mayor
  2. Pérdida de licencia administrativa, siempre que no sea por causa imputable al autónomo.
  3. Violencia de género.
  4. Divorcio o acuerdo de separación matrimonial.

Los TRADE (Autónomos dependientes)  podrán acceder a esta prestación en caso de terminación convenida del contrato, de incumplimiento contractual grave del cliente o rescisión del mismo.

¿Cobertura voluntaria u obligatoria?

La cotización para cobertura de esta prestación es voluntaria. Además los autónomos podrán cotizar por cese de actividad sin tener que tener cubierta, si no lo desean,  sus contingencias profesionales.

¿Qué prestaciones cubre?

  • Prestación económica por cese total de la actividad, bien sea temporal o definitivo.
  • Abono de las cotizaciones a la Seguridad Social por contingencias comunes durante el tiempo en que se esté recibiendo la prestación por cese de actividad.
  • Medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora

Duración de la prestación y base de cotización.

 La solicitud se realizará ante las Mutuas colaboradoras de la Seguridad Social y son las encargadas de la gestión de esta prestación.

La cuantía de la prestación será del  70%  de la base reguladora. La base reguladora de la prestación económica por cese de actividad será el promedio de las bases por las que se hubiere cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese. La base de cotización será la misma que la elegida en el  Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, RETA.

Periodo de cotización (meses)                  Duración en meses de la prestación

12-17                                                                           2

18-23                                                                           3

24-29                                                                           4

30-35                                                                           5

36-42                                                                           6

43-47                                                                           8

48 adelante                                                               12

Sin embargo y a modo de observación, conviene destacar que la duración de la prestación es corta, con dos años cotizados tienes derecho a cuatro meses de prestación y su cuantía es por lo general baja, ya que la mayor parte de autónomos se acogen a la base mínima de cotización.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Vas a tributar en estimación directa simplificada y quieres llevar tú las cuentas

En el artículo de hoy vamos a tratar la gestión de un pequeño negocio que opte calcular el rendimiento de su actividad a través del régimen de estimación directa simplificada.

cuentas empresa

La agencia tributaria te va a exigir que lleves una determinada contabilidad, y esa llevanza de las cuentas se va realizar básicamente rellenando los libros registros, que según la actividad que desarrolles, estarás obligado a llevar.

Todos aquellos empresarios individuales de carácter mercantil que opten por calcular su rendimiento a través del régimen de estimación directa simplificada van a estar obligados a llevar, como mínimo tres libros:

– Libro registro de ventas e Ingresos

– Libro registro de compras y gastos

– Libro registro de bienes de inversión

Si la actividad es profesional, los libros registro que se deben llevar son:

– Libro registro de ingresos

– Libro registro de gastos

– Libro registro de bienes de inversión

– Libro registro de provisiones de fondos y suplidos

Estos libros pueden rellenarse, bien en formato papel, o bien en formato digital.

Si eres de los que te gusta el formato papel, puedes comprar los libros en cualquier librería, si bien es cierto que esta práctica cada vez está en más desuso, y la mayoría de los emprendedores prefieren optar por rellenar los libros en una hoja de cálculo. En internet existen muchos recursos de este tipo. También existen algunas aplicaciones de software relativamente sencillas que permiten a los empresarios individuales llevar su propia contabilidad y a partir de ahí extraer sus propios libros registro.

¿Cómo calculamos el rendimiento de la actividad económica?

El rendimiento va a obtenerse de la diferencia entre los ingresos y los gastos deducibles

¿Qué son los ingresos? En general los ingresos son : las ventas de productos y servicios, los autoconsumos, las subvenciones, las indemnizaciones recibidas…cualquier tipo de ingreso que reciba el empresario individual y que esté relacionado con la actividad.

¿Qué son los gastos? Los gastos son los consumos de explotación, los salarios y demás gastos de personal, seguridad social alquileres…Pero hay que tener cuidado, porque una cosa son los gastos, y otra diferente, son los gastos deducibles, ya que no todos los gastos son deducibles.

Dicho en otras palabras, el empresario va a tener gastos que pueden estar relacionados con su actividad, pero que para el cálculo del rendimiento dichos gastos no van a ser admitidos por la norma.

En general serán, los consumos de explotación, gastos de personal y seguridad social, reparaciones y suministros, servicios de profesionales independientes, alquileres, servicios exteriores, tributos deducibles, como por ejemplo el IBI, gastos financieros, amortizaciones (las cuales se calcularán mediante la tabla de amortizaciones que publica la agencia tributaria , y en general todos los gastos que estén directamente relacionados con la actividad o que estén relacionados con un bien que esté afecto al 100%, ya sea un local o un vehículo. Hay que tener cuidado con la interpretación que realiza la Agencia Tributaria en relación a los turismos y su afección a los negocios.

Además de estos gastos, se incluye una partida de “provisiones y gastos de difícil justificación” por valor del 5% del rendimiento neto previo, no siendo deducibles por tanto las provisiones.

¿Cómo se calcula la cuantía del pago fraccionado tratándose de una actividad que no sea ni agraria ni pesquera?

Para todos aquellos empresarios individuales que estén obligados a la presentación del modelo 130 (es decir si más del 75% de sus ingresos no están sometidos a retención), tendrán que presentar este modelo, independientemente de que el resultado sea cero o negativo. Es la manera que tiene la agencia tributaria de conseguir los impuestos por adelantado. El trabajador por cuenta ajena realiza estos adelantos a través de la retención, y por eso aquellos empresarios que están sometidos a retención pueden verse eximidos de esta obligación de presentación trimestral.

El importe del mismo será el 20% del rendimiento neto obtenido desde el principio de año hasta el último día del trimestre, una vez minorados los pagos fraccionados de trimestres anteriores y las retenciones soportadas.

El modelo debe presentarse antes del 30 enero, del 20 de abril, del 20 julio y del 20 de octubre, es un modelo trimestral. Al hacer la declaración anual en junio, modelo 100 se regulariza todo el año, y se completan aquellos datos que no se hayan recogido previamente..

Destacar que para los empresarios individuales que se hayan dado de alta a partir del 1/01/2013 podrán disfrutar durante dos períodos impositivos de una reducción del 20% del rendimiento neto positivo. Esto aplica a empresarios individuales que inician actividad, pero ello obliga a no haber ejercicio actividad económica en el año inmediatamente anterior. Esta reducción también se podrá aplicar en el caso de iniciar una segunda actividad con posterioridad a la primera, y la reducción nunca podrá superar los 100.000 euros anuales.

También se limita en el caso de que el cliente hubiera tenido contratado por cuenta ajena al empresario individual en el año anterior al inicio de actividad.

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Cuidado con el IVA de los bienes de inversión

Muchos emprendedores en el inicio de su vida de autoempleo realizan unas inversiones importantes en Activos Fijos: Local, Ordenadores, aplicaciones informáticas, elementos de transporte, Instalaciones….No tienen la consideración de Bienes de Inversión aquellos cuya base imponible sea inferior a 3.005,06€.

hucha cerdito

El I.V.A. de estos elementos que permanecen en la Empresa tiene consideración de “I.V.A. de Bienes de Inversión” y se diferencia del de las operaciones habituales de gestión de la Empresa (I.V.A. de operaciones corrientes) En las declaraciones de trimestrales de I.V.A. se contemplan de manera diferenciada.

Si nuestra actividad está sujeta declaraciones de I.V.A. (y no en recargo de equivalencia, por ejemplo), tenemos que tener en cuanta una particularidad respecto de las cantidades correspondientes a este impuesto en estos llamados Bienes de Inversión.

El problema estriba en que tienen que mantener dichos bienes de inversión o la actividad empresarial y profesional durante un período temporal de 5 años, ya que si antes de transcurrido este período se efectúa un cese de actividad, tendrán que devolver la parte correspondiente al incumplimiento, ya que se considera que éstos bienes pasan del patrimonio empresarial o profesional al patrimonio personal.

Esto puede ocurrir tanto al inicio de actividad como a lo largo de la vida de la empresa. Habrá que tenerlo en cuenta al inicio si nuestro proyecto empresarial está planteado para un periodo de tiempo menor que cinco años, pues si lo anticipamos podemos barajar otras opciones diferentes de la compra para disponer de estos Bienes de Inversión y evitar en lo posible los inconvenientes.

Si las inversiones son cuantiosas y el riesgo considerable también tendremos en cuenta esta limitación en previsión de los riesgos derivados de un posible cese de actividad.

Finalmente, a veces es inevitable tomar la decisión de un cese en la actividad, pero tendremos que valorar qué parte tendremos de penalización para saber si conviene que cerremos el negocio en una fecha u otra, o por lo menos saber de antemano que parte tendremos que devolver del I.V.A. de Bienes de Inversión del que nos hemos beneficiado.

Susana Mues Magaña

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Cambios en los requisitos para solicitar el paro de autónomos

El 29 de diciembre de 2014 se publicó en el Boletín Oficial del Estado, la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación con el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, entrando en vigor el 1 de enero de 2015, si bien hay varios aspectos que precisan desarrollo reglamentario.

cola del paro

Foto: Prestación por desempleo.com

La Ley modifica, entre otros aspectos, el régimen jurídico del sistema de protección de los trabajadores autónomos frente al cese de actividad (CATA), regulado en la Ley 32/2010 y conocido comúnmente como “paro de autónomos”. Se suavizan los requisitos y formalidades, y se amplían los beneficiarios con derecho a solicitar la prestación.

Estas son las modificaciones que introduce la Ley:

1) La cobertura por cese de actividad pasa a ser voluntaria

Hasta la entrada en vigor de la modificación, la cobertura de la prestación de cese de actividad estaba vinculada a la cobertura de las contingencias profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional). Si se optaba por la cobertura de las contingencias profesionales se tenía que coger también la cobertura por cese de actividad, y viceversa. Ahora, las dos coberturas son independientes.

Actualmente, un autónomo puede:

– Optar solo por la cobertura obligatoria (contingencias comunes)

– Optar por todas las coberturas (contingencias comunes, contingencias profesionales y cese de actividad)

– Optar por la cobertura obligatoria (contingencias comunes) y las contingencias profesionales.

– Optar solo por la cobertura obligatoria (contingencias comunes) y por el cese de actividad.

2) La invitación al pago

Con la nueva redacción, cuando se debe alguna cuota a la Seguridad Social siempre procede que la entidad gestora de la prestación invite al pago y, en caso de que el autónomo se ponga al corriente, se pagará la prestación de cese de actividad que corresponda. Antes sólo se daba la invitación al pago si el autónomo tenía ya cotizado el periodo de carencia mínimo necesario.

3) En la situación CATA de autónomos con establecimiento abierto al público

Hasta la fecha para tener derecho a la prestación era necesario que el establecimiento abierto al público estuviera cerrado durante el cobro de la prestación. Ahora se permite bien el cierre bien la transmisión a un tercero. Además, si el autónomo es el titular del inmueble podrá realizar los actos de disposición y disfrute.

Por ejemplo, un autónomo que tiene una zapatería y cesa en la actividad por pérdidas económicas, podrá cobrar la prestación de cese de actividad tanto si cierra el negocio durante el periodo que la cobra como si traspasa la zapatería. De esta forma, se permite al autónomo que tiene la zapatería que, a pesar de sus pérdidas económicas, pueda sacar algún rendimiento de su situación adversa con el traspaso del negocio.

4) Pérdidas económicas

En la causa de cese de actividad por pérdidas económicas se entiende que existe dicha causa si las pérdidas de la actividad en un año completo son superiores al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo (antes era necesario que las pérdidas fueran de un 30 o 20% en uno o dos años respectivamente).

A su vez, también se considera que concurre la causa de pérdidas económicas si hay ejecuciones de al menos el 30% (antes el 40%) incluyendo además de las ejecuciones judiciales a las ejecuciones administrativas.

5) La pérdida de la licencia administrativa

Sólo se impide el acceso a la prestación por esta causa si la pérdida de la licencia se debe a infracciones penales. Ya no se produce la exclusión por incumplimientos contractuales o por infracciones administrativas.

5) Consejero o administrador de la sociedad

Se incluye a este colectivo en la protección por el cese involuntario en el cargo de consejero o administrador de la sociedad siempre que a su vez haya pérdidas en la sociedad o disminución del patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

6) “TRADE” no registrados

A los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) que no estén reconocidos, es decir, que no estén registrados como tales en el Servicio Público de Empleo Estatal les serán también de aplicación las causas de cese de actividad específicas previstas para los TRADE.

7) Autónomos del Régimen Especial del Mar

No se toman en consideración a los efectos del periodo mínimo necesario de cotización, los 12 meses inmediatamente anteriores y consecutivos, los periodos de veda obligatoria. Tampoco para el cálculo de la base reguladora.

8) Nacimiento de la prestación de cese de actividad

La prestación se genera a partir del segundo mes del cese (antes primer mes).

Jorge Vilanova Martínez-Frías

Director de Organización Funcional de Asepeyo

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!

Modelo Canvas: Una manera inteligente de elaborar nuestro Plan de Empresa

Tenemos una idea, pero…¿ qué factores van a influir en nuestro éxito o nuestro fracaso? Bien, dentro de los múltiples métodos que responden a estas cuestiones nos centraremos en uno de los más útiles por su sencillez y facilidad a la hora de entender su funcionamiento: el Modelo Canvas, diseñado por Alexander Osterwalder para confeccionar modelos de negocio.

canvas

La imagen muestra las áreas en las que dividimos nuestro proyecto de negocio, quedando en el centro la propuesta de valor, es decir, la utilidad práctica que va a generar nuestra idea. Dividimos el modelo en dos hemisferios: el izquierdo, que representa un análisis interno, y el derecho, un análisis externo.

 Segmentos de mercado: consideramos los clientes a los cuales dirigimos nuestro producto o servicio y sus necesidades, competencia y factores políticos, sociales y legales que pueden influir en nuestro negocio. Entendemos el mercado y los clientes como un conjunto dinámico, cambiante, por ello nuestro objetivo será adaptarnos a sus necesidades para satisfacerlas en la mejor medida posible, pues son quienes nos reportarán nuestros beneficios.

El modelo Canvas permite dividir el mercado en segmentos con pautas homogéneas de consumo, y escoger aquél que nos convenga, distinguiendo el mercado de masas ( oferta indiferenciada para un consumo masivo), nicho de mercado ( segmento con características únicas), mercado segmentado ( nuestro mercado tiene varios tipos de clientes que los clasificamos según precios, relaciones…) mercado diversificado y plataformas multilaterales (operamos en más de un segmento, dando importancia a uno o unos sobre otro u otros). Clave: identificar bien a nuestros clientes.

 Propuesta de valor: generar valor es un concepto que incluye no solo el producto o servicio que ofertemos, sino las relaciones con los clientes, el precio, ventajas competitivas…

Objetivo: satisfacción del cliente. Tenemos 11 clasificaciones de propuestas de valor: novedad ( oferta inexistente con anterioridad), mejora del rendimiento, ajuste a las necesidades de los clientes, externalización de servicios, diseño, marca/ estatus ( indicador de calidad), precio, reducción de costes ( producir eficientemente), reducción de riesgos, accesibilidad ( que el producto llegue a más personas) y comodidad.

Canales de distribución: son los medios por los que hacemos llegar nuestro producto o servicio al cliente, teniendo una función además de distributiva de comunicación, pues damos a conocer nuestros productos y servicios, y de venta, mejorando de la accesibilidad del cliente.

Relaciones con clientes: en este apartado incluiremos las distintas etapas : captación de clientes, fidelización ( mantenerlos felices), estimulación de la ventas y retención de clientes. Una estrategia eficaz nos permitirá tener un mayor número de clientes y con ello generar una gran cuota de mercado.

Ingresos: no son la ganancia obtenida por el éxito del proyecto, pues esta es la diferencia entre ingresos y costes. Encontramos dos tipos de fuentes de ingresos: ingresos por compras puntuales ( de una sola vez ) o ingresos constantes por la oferta de un servicio constante. El indicador principal de los ingresos es el precio. Consejo: determina el precio máximo que puedes cobrar y que tus clientes están dispuestos a pagar.

Recursos clave: aquello que no puede faltar para el óptimo funcionamiento de nuestro negocio. No hay consenso de cara a determinar cuáles son los recursos clave, pues cada negocio tiene unos propios. Tipos: físicos (local, vehículo) , económicos, intelectuales (marca, derechos de autor) y humanos ( capital humano: trabajadores).

Actividades clave: las podemos clasificar en tres categorías principales: producción ( diseño y capacidad de fabricación), resolución de problemas para los clientes y plataforma  ( actividades dirigidas al correcto funcionamiento de la producción)

Asociaciones clave: relaciones generadas cuando otra empresa tiene algo que necesitamos o viceversa. ¿Qué asociaciones clave encontramos según el modelo? Relaciones cliente-proeedor, alianzas entre empresas no competidoras ( o entre empresas competidoras) y empresas conjuntas que crean nuevos negocios.

Costes: gastos en los que incurrimos, incluyendo los directos (materias primas, alquileres…) como los indirectos (amortizaciones, servicios postventa…)

Si te ha gustado ¡compártelo!

¿Te ha resultado interesante? ¡compártelo!